>> Aprendizaje a lo largo de la vida

La UNESCO y la Fundación Súmate (Chile) trabajarán juntas para reforzar trayectorias educativas de jóvenes a través del aprendizaje socioemocional

  • Ambas instituciones firmaron un acuerdo que comprende el intercambio técnico para apoyar programas de educación no formal y de reinserción escolar para que puedan responder de forma pertinente, equitativa y relevante a las necesidades de niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos.

23.08.2018 -El lunes 20 de agosto fue suscrito un acuerdo entre la Fundación Súmate del Hogar de Cristo y la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago). Su propósito es fortalecer las trayectorias educativas y de aprendizaje de jóvenes en contextos de pobreza extrema y que participan en programas de educación no formal y de reinserción escolar. 

Según el acuerdo entre las dos organizaciones, que durará un año, se desarrollará un trabajo para incorporar en el aprendizaje dimensiones que irán más allá de las habilidades básicas, como aspectos socioemocionales, conocimientos sobre la ciudadanía global, el desarrollo sostenible, entre otros temas. Esta tarea será realizada por un equipo profesional compuesto por investigadores de Chile y Argentina y el apoyo de instituciones académicas como el Equipo de Psicología, Educación y Sociedad (EPES) de la Universidad de Chile y la Universidad Provincial de Córdoba.

Los equipos de la UNESCO, Fundación Súmate y el Hogar de Cristo en el momento de firma del acuerdo. Foto: Hogar de Cristo

Al momento de firmar el acuerdo, Claudia Uribe, directora de la OREALC/UNESCO Santiago, destacó la importancia de esta asociación, señalando que “El trabajo que hace el Hogar de Cristo a través de la Fundación Súmate está completamente alineado con el mandato que tenemos como institución” y agregó: “En la UNESCO creemos en las segundas y terceras oportunidades”. Insistió en que la labor que acordaron ambas instituciones irán en beneficio de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en situación de pobreza y/o de vulneración de derechos.

Juan Cristóbal Romero, director ejecutivo de Hogar de Cristo, indicó que esta alianza de trabajo permitirá contrastar evidencia internacional con respecto a la reinserción, que “proporcione estándares de calidad que nos permitan comenzar una segunda etapa en nuestro trabajo e incidir en la política pública con mejores argumentos”.

Aprendiendo de la experiencia, sistematizando, retroalimentando

El convenio incluye la construcción de criterios y perspectivas para el fortalecimiento de la reinserción escolar de los estudiantes de las cinco escuelas Súmate y en los programas socioeducativos de la fundación. Contempla la elaboración de un diagnóstico y el diseño de un modelo para transversalizar las habilidades socioemocionales en dichos centros, pero también contempla acciones de desarrollo de capacidades institucionales a través de cursos intensivos de formación y la construcción colectiva de una propuesta para ser implementada en los espacios de trabajo de la Fundación Súmate.

Dada la dimensión regional de su trabajo, la UNESCO también ampliará el foco hacia otros países de la región, mediante el análisis de experiencias similares. Una segunda etapa del proyecto identificará y propondrá aperturas curriculares de los programas de reinserción y los planes de educación de jóvenes y adultos vigentes en Chile. Se organizará un taller internacional, se elaborarán reportes técnicos e informes en las diferentes etapas de esta iniciativa.

Henry Renna, coordinador técnico del proyecto en la UNESCO, precisó que el trabajo integral e intensivo de este proyecto demanda “abordar y trabajar aspectos tradicionalmente desatendidos en los programas, como la dimensión afectiva y el carácter transformativo del quehacer educativo, en lugar de focalizarse exclusivamente en alfabetización básica y habilidades elementales. Trataremos estos temas a nivel curricular, en la formación docente, en la evaluación de los estudiantes y en la organización completa de los espacios educativos”.

Cecilia Barbieri, jefa de la Seción de Educación 2030 en la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe contextualizó este esfuerzo conjunto dentro de un marco regional y mundial que busca alcanzar las metas de la Agenda de Educación 2030: “El aprendizaje socioemocional cada vez más demandado por los Estados y las sociedades y está presente en la Meta 4.7 del Objetivo de Desarrollo Sostenible n° 4 relativa a los conocimientos teóricos y prácticos para el mundo de hoy y del mañana. La evidencia indica que tiene una asociación directa con mejores resultados cognitivos en los estudiantes y mejores resultados en la inserción productiva de las juventudes”. Pero no sólo es un beneficio individual, recalca Barbieri, “además contribuye con mejoras en el clima y convivencia social de las comunidades reduciendo los niveles de violencia entre pares, por ejemplo, así como el desarrollo de valores colectivos inspirados en la justicia social, como el respeto a los derechos humanos, el reconocimiento de la diversidad cultural, la equidad de género”

Más información:

Principio de la página