La educación salva vidas: comunidades educativas chilenas se preparan para enfrentar los tsunamis

El terremoto 8.8 Richter y posterior tsunami ocurrido el 2010 en el centro-sur de Chile, no sólo mostraron la fuerza profunda de la naturaleza, sino también la necesidad de mayor información para enfrentar estos desastres. Había que desarrollar esas capacidades y allí estuvo la UNESCO.

La madrugada del 27 de febrero de 2010 no será olvidada en el centro y sur de Chile. A las 3:34 horas de la madrugada millones de chilenos enfrentaron un terremoto cuya magnitud no sentían hace décadas, y un tsunami destructor que afectó a localidades, puertos y playas en al menos 500 kilómetros de costa. Más de 500 personas murieron o desaparecieron en ambas catástrofes, eventos que también dejaron centenares de heridos.

Meses de reconstrucción y evaluación pusieron en evidencia la necesidad de materiales educativos, estrategias de preparación, prevención y capacitación ante estos acontecimientos. Los chilenos eran vulnerables, y en un país con más de 4.000 kilómetros de costa, saber reaccionar representa la diferencia entre la vida y la muerte.

Actuar para prevenir

Antes de esta calamidad, la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe ya estaba trabajando en un proyecto de educación para la gestión del riesgo ante desastres. Tras los acontecimientos, la UNESCO reconstruyó escuelas y trabajó en la recuperación psicosocial de comunidades educativas afectadas.

Además, la UNESCO priorizó la elaboración de materiales educativos para capacitar a docentes en la reducción de riesgo ante tsunamis, actividad inserta en el Programa de Preparativos ante Desastres (DIPECHO) en América del Sur de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea. Este trabajo se realizó codo a codo junto al Ministerio de Educación de Chile con asesoría del SHOA, la Sociedad Chilena de Geología y la Oficina Nacional de Emergencias de Chile (ONEMI).

Los materiales educativos, preparados por la UNESCO con el apoyo del Centro Interactivo de Ciencias, Artes y Tecnología de la Universidad de Concepción, fueron aplicados en escuelas de Coronel, Penco y Tomé, localidades cercanas al epicentro en la región del Biobío que habían sido afectados por el tsunami. Dada la positiva experiencia, el Ministerio de Educación adoptó como oficiales los materiales para pre-básica, básica y secundaria.

En una segunda etapa, la iniciativa llegó a 144 escuelas ubicadas en zonas inundables del norte de Chile. El Ministerio de Educación continuó con estas formaciones y a mediados de 2014, escuelas en 13 de las 15 regiones de Chile ya habían sido capacitadas.

Ana María Ramírez, de la Unidad de Transversalidad Educativa del Ministerio de Educación de Chile, durante el “Taller Subregional de Estrategias para la inclusión de la gestión de riesgos de desastres en el sector educativo”, realizado en Perú, indicó: “estamos muy contentos porque en Chile hemos hecho un gran avance en el currículum respecto de los temas de prevención, tópicos que además se encuentran dentro de los objetivos de aprendizaje en temas de autocuidado y de prevención de riesgo”.

Capacitación en Iquique, norte de Chile

Dada su cobertura y calidad, esta estrategia educativa ha sido considerada modelo para otros países. La iniciativa ganó el “Concurso de Experiencias y Buenas Prácticas DIPECHO”, en la categoría de replicabilidad y la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA) tradujo los textos al inglés para que pudieran ser usados por sus expertos en educación.

Aunque este premio es importante, el mayor reconocimiento es poder salvar vidas. “Estos esfuerzos toman valor al ver los frutos en toda una comunidad. En las regiones de Arica-Parinacota, Antofagasta y Tarapacá, afectadas por el terremoto del 1° de abril de 2014 en el norte de Chile, la información preventiva ha permeado hacia la sociedad toda, y ha sido de vital utilidad cuando estos fenómenos ocurren”, destacó Astrid Hollander, especialista de programa en educación para el desarrollo sostenible, educación técnica y profesional y educación en situaciones de emergencia de la UNESCO Santiago.

Vídeo

Más información:

Contactos

Astrid Hollander
Especialista de programa en Educación para el Desarrollo Sostenible, Educación Técnica y Profesional y Educación en Situaciones de Emergencia
a.hollander(at)unesco.org

Mario Calderón
Coordinador regional proyecto “Reduciendo el riesgo a través de la educación y la ciencia”
m.calderon(at)unesco.org

Carolina Jerez
Información pública / Contenidos digitales
c.jerez(at)unesco.org

Principio de la página