02.08.2013 - UNESCO Office in Santiago

Entrevista a Claudia Lagos del Proyecto PIDC en Chile: Libertad de expresión y acceso a la información como bandera

Claudia Lagos es la coordinadora del proyecto “Construyendo capacidad institucional en los medios para desarrollar la libertad de expresión y acceso a la información”, que está realizando el Programa de Libertad de Expresión y Ciudadanía del Instituto de la Comunicación y la Imagen de la Universidad de Chile. El proyecto es financiado por el Programa Internacional para el Desarrollo de la Comunicación (PIDC) en el que participa la UNESCO.

El PIDC es el único foro multilateral del sistema de las Naciones Unidas que moviliza a la comunidad internacional para debatir sobre el desarrollo de los medios de comunicación y promoverlo en los países en desarrollo. Sus cuatro prioridades son: promoción de la libertad de expresión y del pluralismo de los medios de comunicación, desarrollo de los medios de comunicación comunitarios, formación de recursos humanos y promoción de colaboraciones internacionales.

¿Cuál consideras que fue el mayor logro del proyecto “Construyendo capacidad institucional en los medios para desarrollar la libertad de expresión y acceso a la información”?
Hubo dos logros para nosotros muy importantes: primero, fortaleció las capacidades  de uso de herramientas cuantitativas de estudio en estas materias para los investigadores del programa, así como para un equipo de ayudantes que han colaborado de manera estable durante los últimos dos años. Segundo, gracias a esta capacitación en herramientas de uso y análisis de bases de datos, hemos podido aplicar las nuevas habilidades al trabajo permanente del Programa de Libertad de Expresión y Ciudadanía de la Universidad de Chile.

La permanencia de un grupo pequeño pero estable de ayudantes de investigación ha permitido construir un equipo más allá de proyectos específicos, a través de los cuales opera el programa de Libertad de Expresión y Ciudadanía.

En el marco de este proyecto, el año pasado se realizó el seminario “Derecho a la información, acceso y libertad de expresión en Chile y América Latina. La experiencia de la sociedad civil y el periodismo” ¿qué desafíos comunes es posible identificar entre los países que participaron (Perú, Uruguay, Ecuador y Chile)?
Familiarizar a los estudiantes de periodismo en los marcos nacionales e internacionales en materia de derecho a la información, acceso a la información y libertad de expresión, sigue siendo un desafío común para nuestros países.

Otro reto es descentralizar estos debates, salir de las capitales y ser capaces de articular redes de profesionales y académicos de otras ciudades . De ahí el esfuerzo de llevar estos temas y los invitados del proyecto a Temuco, gracias a un convenio permanente que tenemos con la Universidad de La Frontera con quienes hemos venido trabajando sobre libertad de expresión y acceso a la información.

Un tercer desafío corresponde a refinar los mecanismo de monitoreo y fiscalización del cumplimiento del derecho de acceder a información pública. Hay ciertos indicadores clásicos en estos temas –si los organismos cumplen o no con sus obligaciones de transparencia activa, por ejemplo- que es necesario continuar observando, pero debemos ampliar la mirada y los conceptos, pensando en cómo construir criterios que nos permitan verificar la calidad de la información que los organismos entregan.

Este proyecto tuvo componentes que se desarrollaron en Santiago y otros en Temuco, con la Universidad de la Frontera (UFRO) ¿cómo describirías los aportes desde distintas partes de Chile a un tema común?
Desde hace algunos años, el Instituto de la Comunicación y la Imagen, del cual depende el Programa de Libertad de Expresión y Ciudadanía, y la Facultad de Humanidades de la UFRO, mantienen un convenio amplio de colaboración en el marco de su calidad de universidades estatales. En este sentido, hemos desarrollado diversas actividades tendientes a descentralizar estos debates y a enriquecer, a su vez, la mirada centralista que puede construirse desde la capital, Santiago. Este trabajo común es clave para nuestro país y para este tema en particular.

Entre los esfuerzos conjuntos, se cuentan el intercambio de profesores, lo que ha significado dictar cursos o charlas sobre estas materias (para el Día Mundial de la Libertad de Prensa, por ejemplo), incluir la preocupación específica del estado de la libertad de expresión y el acceso a la información en regiones como la Araucanía en estudios bajo responsabilidad de investigadores del programa. También el tema de los derechos a la comunicación de los pueblos originarios en la Araucanía es sin duda central, entre otros.

Dos de los productos de este proyectos son un manual y un sitio web ¿qué contenido específico es el que aportarán y cuándo estarán disponibles?
El manual apunta a desarrollar el debate generado en las mesas de trabajo que tuvimos en el marco de la ejecución del proyecto y que contemplaron sesiones de discusión con los expertos internacionales y el equipo del Programa de Libertad de Expresión y Ciudadanía, buscando desarrollar criterios que nos den luces sobre cómo abordar la cuestión de la calidad de la información.

En el caso del sitio web, el proyecto financiado por PIDC busca fortalecer las capacidades del programa en su conjunto, y será lanzado pronto con el apoyo y financiamiento de otras fuentes que han permitido ampliar los contenidos y el material disponible en línea en distintos formatos. Esto permitirá visibilizar el trabajo de más de una década del Programa. Esperamos que a fines de agosto del 2013 contemos con ambos productos disponibles online.

El PIDC trabaja con los indicadores de desarrollo de medios como una forma de promover la libertad de expresión y el pluralismo en los medios, el desarrollo de los medios comunitarios y desarrollo de los recursos humanos (capacitación para profesionales de medios y fortalecimiento institucional) ¿cuán útiles son estos indicadores para generar una conversación y acción a favor de estos objetivos?
El trabajo sobre indicadores de desarrollo de medios de la UNESCO ha sido una guía para enriquecer nuestra reflexión y orientar nuestro trabajo. Sin embargo, es aún un ítem pendiente en la medida que no hemos podido implementarlo y verificarlos sistemáticamente en Chile. Aún así, sus dimensiones (regulación, pluralidad y diversidad, medios como plataforma, capacitación profesional) articulan nuestro trabajo y nuestras investigaciones.

Más información:




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página