09.04.2013 - UNESCO Office in Santiago

Dirigentes universitarios y director de la Cátedra UNESCO de Inclusión en la Educación Superior cuestionan paradigma de la PSU por profundizar segregación social

En el marco de la entrega de resultados de la prueba de selección para ingresar a la educación superior en Chile, voceros demandan un cambio radical en la política de acceso a la universidad

 

 

En el día que se presentan los resultados de la Prueba de Selección Universitaria en Chile (PSU), los presidentes de las Federaciones de Estudiantes de las universidades de Santiago, de Chile, Alberto Hurtado, Federico Santa María y Católica, junto al director de la Cátedra Unesco de Inclusión en la Educación Superior, Francisco Javier Gil, en conferencia de prensa realizada en la sede de la UNESCO en Santiago de Chile, cuestionaron los paradigmas de este instrumento para acceder a la universidad, por profundizar la segregación.

Andrés Fielbaum, presidente de la FECH; Diego Vela, Presidente de la FEUC; Victoria Moreau, presidenta de la FEUSAM; Sebastián Donoso, Presidente de la FEUSACH y Pablo Flores, presidente de la FEUAH plantearon sus críticas al sistema actual de selección para ingresar a la educación superior, dado que la PSU es un instrumento que reproduce la diferenciación escolar, perjudicando a los estudiantes que provienen de liceos municipalizados y particular-subvencionados.

En la oportunidad los dirigentes universitarios, expusieron la necesidad de modificar el sistema de acceso a la universidad, “dado que la educación debe ser un derecho y por lo mismo debemos combatir la segregación social que se reproduce con la PSU” sostuvo Andrés Fielbaum. Además agregó: “No queremos universidades para ricos y para pobres, porque no queremos un país para ricos y para pobres. Por eso es tan importante que las universidades sean inclusivas y acojan a la diversidad de personas que conforman nuestra sociedad”.

A su vez, Sebastián Donoso, se refirió a que la inclusión del ranking de colegio del cual proviene el postulante a la universidad, que por primer año se incorpora al proceso de selección “es un avance, dado que valora el rendimiento escolar del estudiante, generando mayor equidad en el acceso. Es un elemento positivo este ranking, pero aún quedan deudas pendientes en este tema, hay deuda a nivel de elaborar políticas públicas en materia de educación que sean inclusivas”. Añadió que “Durante el 2012 peleamos por la incorporación del ranking como variable de acceso, este es un paso importante para garantizar que los mejores alumnos de los colegios más pobres tengan las oportunidades que se merecen. Pero falta mucho, hoy la PSU es una prueba segregadora y esto contribuye a las desigualdades en nuestro país”.

Los propedéuticos se multiplican, la ponderación de la PSU baja

 

 

Por su parte, Victoria Moreau presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Federico Santa María, declaró: “nos sentimos orgullosos por ser los primeros en lanzar una iniciativa de propedéutico desde los estudiantes y que fue escuchada por todos los estamentos. Sin embargo, creemos que el gobierno, este y los que vendrán, se deben hacer cargo de la brecha existente y garantizar un mejor acceso y equidad en la educación superior”. Moreau además comentó la pertinencia de valorar el cambio que hicieron 8 universidades en cuanto a dar una mayor ponderación a las notas de enseñanza media y bajar a los postulantes la ponderación del resultado de la PSU: “Esto es un avance, un esfuerzo que hace cada universidad en particular, lo que sumado al ranking de egreso, permitirá que un porcentaje importante de jóvenes que antes no tenían oportunidades para ingresar a estas casas de estudios, hoy puedan hacerlo”, sostuvo Victoria Moreau.

Las universidades que restaron ponderación a la PSU son la Pontificia Universidad Católica de Chike, la Universidad de Santiago de Chile, la Universidad Técnica Federico Santa María , la Universidad Católica de la Santísima Concepción, la Universidad Arturo Prat, la Universidad de Antofagasta, la Universidad de Tarapacá y la Universidad de Magallanes.

Pablo Flores, de la Universidad Alberto Hurtado expuso que es necesario modificar el sistema completo, no sólo cambiando el sistema de becas, sino también eliminando el Aporte Fiscal Indirecto (AFI), que sigue siendo un financiamiento a las universidades asociadas a los mejores resultados en PSU. “Es necesario transformar el sistema de educación chileno en su conjunto. La PSU es una de sus partes perversas, porque es la consecuencia de un sistema enfocado en el mercado que no garantiza una educación igualitaria y accesible a todos. No valen lo mismo 700 puntos de la PSU de un estudiante sin libros en su casa y que viene de un mal colegio, que uno que obtiene el mismo puntaje pero con todo el apoyo. Hoy lo que aparece como mérito personal es la reproducción de un modelo que perpetúa desigualdades”.

“En definitiva nosotros demandamos que se modifique el sistema de selección a la educación superior, queremos que se trabaje una política inclusiva, que permita que los y las jóvenes de cualquier estrato social tengan la posibilidad de acceder a la universidad” manifestó Diego Vela de la FEUC. Agregó que “la prueba de segregación universitaria no sólo mantiene las brechas de la educación escolar, sino que las aumenta. La posibilidad de pago determina el derecho a la educación en Chile. La inclusión del ranking y los propedéuticos son esfuerzos para enfrentar un modelo injusto, de fondo lo que tiene que cambiar es ver la educación como un bien de consumo”.

En la ocasión, los dirigentes también plantearon la necesidad de modificar el sistema de becas, que hoy – a excepción de la beca de excelencia académica- están asociadas a resultados PSU y no a rendimiento escolar.

Estas demandas fueron respaldadas por el director de la Cátedra UNESCO de Inclusión en la Educación Superior, Francisco Javier Gil, quien planteó que en la actualidad hay 345 colegios en Chile en los cuales ninguno de sus egresados obtiene más de 500 puntos en la PSU, puntaje mínimo requerido para postular a las universidades “esta cifra dice mucho de cómo esta prueba excluye a un amplio sector de estudiantes”.

Gil anunció que el ranking viene para quedarse. "A diferencia de los programas Propedéuticos que hoy ofrecen 12 universidades, o Talento Inclusión, que desde hace tres años ofrece la PUC y el Sistema de Ingreso Prioritario de Equidad Educativo de la U. de Chile que -si bien son herramientas que han permitido beneficiar a muchos de los mejores estudiantes de la educación secundaria- algún día deberán desaparecer".

"El sistema de Acceso debe cambiar, debe enfocarse en el rendimiento escolar en contexto, o ranking, que no tiene sesgo y es un muy buen predictor del rendimiento universitario” puntualizó Gil.

Entrevistas:

 

 

 

  • Francisco Javier Gil, director de la Cátedra UNESCO de Inclusión en la Educación Superior 
  • (Vídeo) Diego Vela, presidente de la federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Catóica de Chile 
  • (Vídeo) Victoria Moreau, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica Federico Santa María

 

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página