Niños de la calle

De acuerdo con fuentes de las Naciones Unidas, actualmente existen en el mundo hasta 150 millones de niños de la calle. Desplazados de sus casas por la violencia, el abuso de drogas y alcohol, la muerte del padre o la madre, crisis familiares, guerras, desastres naturales o simplemente por el colapso socioeconómico, muchos niños indigentes son forzados a ganarse la vida en las calles, hurgando, mendigando, vendiendo en los barrios de chabolas y ciudades contaminadas del mundo en vías de desarrollo.

Existen diferentes categorías de niños de la calle. Existen aquellos que trabajan en las calles como su único medio para obtener dinero, aquellos que se refugian en las calles durante el día pero que a la noche regresan a alguna forma de familia y aquellos que viven permanentemente en la calle sin ninguna red familiar. Todos se encuentran en riesgo de sufrir abuso, explotación y violencia por parte de vigilantes o policías, pero los más vulnerables son aquellos que realmente duermen y viven en las calles, ocultándose bajo puentes, en alcantarillas, en estaciones ferroviarias. Aunque es probable que muchos posean pequeños empleos como el lustre de zapatos o la venta en mercados para sobrevivir, muchos terminan muriendo en la acera, víctimas de las drogas, la rivalidad entre pandillas y las enfermedades. Sin alguna forma de educación básica y capacitación económica, el futuro es sombrío para estos niños de la calle y su expectativa de vida es terriblemente baja.

¿Cómo se acerca la educación a estos niños que a menudo son tratados como delincuentes y que recelan de las instituciones, la autoridad y las actividades organizadas? Ellos pueden ver al mundo adulto como inherentemente amenazador. La educación no formal es una manera de abordar estas preocupaciones legítimas, al mismo tiempo que se deja la puerta abierta a la educación establecida en el futuro. El rango de las iniciativas no formales para los niños de la calle es inmenso. Los métodos varían desde el uso de la danza, la música y los deportes, hasta el circo y el arte. Algunas de estas prácticas, con el apoyo de la UNESCO, actualmente forman parte del Programa para la Educación de Niños Necesitados.

Desde 1992, se han llevado a cabo proyectos conjuntos para los niños de la calle en los siguientes países: Bangladesh, Benin, Burkina Faso, Camboya, Camerún, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Etiopía, Alemania, Ghana, Haití, India, Kenya, Lituania, Malí, Mauricio, Mongolia, Marruecos, Namibia, Pakistán, Territorios Autónomos Palestinos, Paraguay, Perú, Filipinas, Polonia, Rumania, Rusia, Senegal, Serbia, Sudáfrica, Sri-Lanka, Tailandia, Togo, Túnez, Uganda, Vietnam, Zambia, Zimbabwe.


Usted puede ayudar. Cómo donar…

Principio de la página