Foro Internacional sobre el Nexo entre Políticas y Ciencias Sociales (IFSP)

Una declaración ampliamente debatida

El Comité Directivo del Foro Internacional sobre el Nexo entre Políticas y Ciencias Sociales ha propuesto que al cierre del Foro sea adoptada una Declaración final.

Con el fin de que esta declaración refleje las demandas de todas las personas involucradas, el Comité Directivo desea que sea ampliamente debatida. Un borrador fue publicado en el web el 21 de noviembre de 2005. Antes y durante del Forum, este borrador ha sido profusamente corregido.



Declaración - TEXTO FINAL (Traducción no oficial)

Declaración de Buenos Aires
en favor de un nuevo enfoque hacia el nexo entre políticas y ciencias sociales


Nosotros, participantes en el Foro Internacional sobre el Nexo entre Políticas y Ciencias Sociales, que ha reunido por la primera vez a científicos sociales y encargados de políticas procedentes de más de 80 países de todas las regiones del mundo, pertenecientes a diferentes instituciones, entre las que sobresalen: agencias de las Naciones Unidas, universidades y gobiernos, globalmente representantes de los círculos de las ciencias sociales y de las políticas, reunidos en la sesión plenaria de clausura, en Buenos Aires el 24 de febrero de 2006, tras cuatro días de discusiones organizadas en las ciudades de Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Montevideo.

Inspirados
por la Declaración de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Social de 1995, la Declaración del Milenio de Naciones Unidas, la Resolución sobre los Resultados de la Cumbre Mundial de 2005, así como una serie de informes de alto nivel sobre desarrollo humano y desigualdad, elaborados por organismos de Naciones Unidas y por la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización.

Considerando que la investigación en ciencias sociales debe tener en cuenta requerimientos relacionados con los objetivos de la comunidad internacional y el impulso al desarrollo señalado en los mencionados informes y en otros documentos e iniciativas internacionales.

Teniendo en cuenta la Declaración de Budapest sobre las Ciencias y la Utilización de los Conocimientos Científicos adoptada por la Conferencia Mundial sobre las Ciencias, que subraya la necesidad de mejorar el diálogo entre los círculos científicos y la sociedad, así como las Declaraciones de Lisboa y de Viena sobre las ciencias sociales, que resaltan la indispensable contribución de las ciencias sociales a los objetivos del desarrollo social de la comunidad internacional.

Atendiendo la información que varios estudios de las Naciones Unidas han provisto sobre la aguda intensificación de las desigualdades entre los países y al interior de los mismos, establecemos nuestra gran preocupación porque en muchos casos los valores universales de los derechos humanos, de la dignidad humana y de la justicia se están erosionando bajo las presiones económicas y sociales contemporáneas.

Estimando que los Objetivos de Desarrollo del Milenio y otros objetivos de desarrollo social acordados a nivel internacional, no constituyen únicamente la intención para realizar un nuevo cometido de orden moral, sino más bien la expresión de lo mínimo compatible con los valores proclamados por la comunidad internacional, indicamos que, si no se consiguen avances significativos a este respecto, se corre el riesgo de pagar enormes costos en términos de vidas humanas, de calidad de vida y de desarrollo social.

Convencidos que sin visión moral ni voluntad política, no podrán levantarse los desafíos que plantean los Objetivos del Milenio. Lograr estos objetivos requiere tanto nuevos conocimientos utilizados de forma innovadora, como una mejor y correcta utilización de los conocimientos que ya existen. A este respecto, las ciencias sociales están llamadas a desempeñar un papel decisivo en la formulación de políticas de desarrollo.

Considerando que la solución al hambre y la pobreza, a las deficiencias en la educación, la salud y la degradación del medio ambiente, que constituyen las cinco áreas a las que se refieren los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio, es crucial para el bienestar humano y el desarrollo social y económico como para alcanzar la cohesión social y consolidar la gobernanza democrática. Ninguna de estas cuestiones atañe exclusivamente a las ciencias sociales, pero proclamamos que sin el aporte de éstas últimas, los procesos que las caracterizan no son plenamente inteligibles y por lo tanto, no se podrán mejorar.

Afirmamos así, nuestra convicción de que la utilización acertada de ciencias sociales rigurosas puede conducir a políticas y resultados más efectivos. Dicha utilización requiere a su vez reforzar los vínculos entre las ciencias sociales y las políticas para el desarrollo social y económico. Los conocimientos que buscan las ciencias sociales son precisamente los que necesitaría una formulación de políticas acertada. El mundo necesita nuevas formas de interacción entre los científicos sociales y los que formulan y conducen las políticas, así como espacios innovadores para facilitar dicha interacción.

Celebramos la iniciativa de la UNESCO, del Gobierno de Argentina y del Gobierno de Uruguay que llevaron a cabo el proceso de realización del Foro Internacional sobre el Nexo entre Políticas y Ciencias Sociales, sin embargo frente al carácter urgente de las preocupaciones expuestas formulamos las siguientes recomendaciones, encomendándolas a la atención de la comunidad internacional.

  1. Alentamos decididamente la UNESCO a reforzar esta iniciativa y a facilitar iniciativas similares a nivel regional, según lo pidan sus Estados Miembros y en cooperación con las demás agencias de las Naciones Unidas, fondos y programas.
  2. Solicitamos a la UNESCO, en el ámbito de su Programa MOST y en estrecha cooperación con otros organismos, institutos, fondos y programas del Sistema de Naciones Unidas, explorar medios que garanticen el establecimiento de sinergias e integraciones más fuertes entre los diversos programas de ciencias sociales orientados a la formulación de políticas en el marco del Sistema de las Naciones Unidas en su conjunto, de la sociedad civil y de organizaciones internacionales de ciencias sociales.
  3. Respetando la autonomía de la investigación en ciencias sociales, alentamos la creación de nuevas redes y el refuerzo de las ya existentes a nivel nacional y regional entre científicos sociales, encargados de políticas, organizaciones no gubernamentales y comunidades de base, en torno a su preocupación común por responder a las exigencias urgentes del desarrollo social y económico.
  4. Recordamos la existencia de los Foros de Ministros de Desarrollo Social a nivel regional así como sub-regional en los países en desarrollo y sugerimos la creación y consolidación de nexos permanentes entre éstos y las redes antes mencionadas.
  5. Sugerimos, por tanto, que el Foro Internacional sobre el Nexo entre Políticas y Ciencias Sociales, igualmente conocido como el Proceso de Buenos Aires, se organice regularmente para formalizar y promover este enlace entre ambos tipos de redes a nivel internacional.
  6. Instamos a las organizaciones regionales tal como el MERCOSUR, en conjunto con los científicos sociales y la sociedad civil, que desarrollen las dimensiones sociales de la integración regional, e instamos a las Naciones Unidas que faciliten diálogos inter-regionales sobre las políticas sociales regionales.
  7. Instamos a los programas de financiamiento existentes, en particular a los organismos de financiación, agencias multilaterales y bancos de desarrollo regional, a que participen en los nuevos espacios de diálogo.
  8. Solicitamos a las Naciones Unidas y a los organismos de financiación, regionales y nacionales, dar más importancia en su programación al desarrollo y fortalecimiento de las capacidades para la investigación en ciencias sociales de los países en vías de desarrollo, especialmente de África y a financiar investigación científica con relevancia política.
  9. Instamos asimismo a los gobiernos que fomenten la investigación en ciencias sociales y que usen evidencia procedente de la investigación para formular políticas sociales y económicas.
  10. Insistimos que la puesta en práctica de estas recomendaciones necesitaría no solamente los mecanismos pertinentes de financiación, sino también estructuras institucionales adecuadas para respaldar tanto las capacidades de investigación como la difusión de los resultados. Proponemos a todas las comunidades académicas, la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales, los gobiernos, las agencias de las Naciones Unidas, las fundaciones y los demás actores pertinentes trabajar hacia esta meta.
  11. Instamos a todas las agencias nacionales y de las Naciones Unidas participantes que garanticen la divulgación de esta Declaración y de los trabajos del Foro entre todos los actores susceptibles de contribuir con la ejecución de las presentes recomendaciones.

Finalmente, agradecemos a los gobiernos de Argentina y Uruguay y a las autoridades locales y universidades de Buenos Aires, Montevideo, Rosario y Córdoba, por su importantísima contribución al éxito del Foro y por su cordial hospitalidad. Expresamos nuestro agradecimiento a los diferentes organismos que contribuyeron con este esfuerzo, en particular: UNRISD, UNDESA, OIT, el Banco Mundial, UNU-CRIS, Consejo Internacional de Ciencias Sociales y las redes regionales de ciencias sociales.

Principio de la página