08.12.2010 - UNESCO - Sector de Ciencias Sociales y Humanas

Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día de los Derechos Humanos, 10 de diciembre de 2010

En un mundo colmado de incertidumbres, debemos ser fieles a una brújula moral. La dignidad inherente y los derechos de cada persona deben ser el punto de partida de nuestra acción y la medida de su éxito. La creciente complejidad de nuestro planeta no debe apartarnos de esta verdad. Es el fundamento de sociedades saludables y Estados fuertes. Es la base de un orden internacional más equitativo y estable.

El Día de los Derechos Humanos brinda la oportunidad de recordar la importancia de la Declaración Universal de Derechos Humanos como ideal común que todos los pueblos y naciones han de alcanzar.

La Declaración Universal es el núcleo de un orden internacional basado en los valores que se inspira en el valor intrínseco de cada persona, sin distinción de ninguna clase. Confronta al mundo con un espejo, en el que se reflejan los progresos que hemos logrado y los obstáculos que aún debemos superar. Los derechos humanos son universales, aunque no sean universalmente aceptados. Nuestra tarea consiste en persuadir e inspirar a las sociedades para que evolucionen en esa dirección. Cada paso adelante es un paso hacia una mayor dignidad personal y hacia el bien común de todas las sociedades. La humanidad nunca está mejor conectada que a través de nuestros derechos y libertades fundamentales.

Leer el texto completo del mensaje [PDF, 37 KB]

Este mensaje existe también en las siguientes lenguas: English [PDF, 125 KB] | Français [PDF, 42 KB] | العر بية [PDF, 71 KB] | 中文 [PDF, 116 KB] | Русский [PDF, 106 KB]




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página