Políticas de Juventud y Programas

Varios países han iniciado durante la última década procesos de planificación y puesta en marcha de legislaciones nacionales y estrategias pensadas para los jóvenes. La mayor parte de países, sin embargo, no tienen a día de hoy una política específica en relación a la juventud. Es más, incluso aquellos que han desarrollado este nuevo tipo de legislación lo han hecho de manera poco sistemática y sin un enfoque global de los desafíos a los que se enfrentan los más jóvenes.

Como consecuencia, hay una gran necesidad de compartir experiencias en esta área específica de las políticas públicas y crear las herramientas necesarias para ayudar a los Estados Miembros a la hora de hacer frente de manera sistemática a los asuntos que afectan a los jóvenes.

  • Emancipación de los Jóvenes mediante políticas nacionales – Contribución de la UNESCO

La UNESCO ha desarrollado una serie de directrices que abarcan la formulación de políticas, su implementación, seguimiento y evaluación para ayudar a los Estados Miembros a desarrollar y aplicar programas y políticas integradas para los jóvenes.

Estas directrices se dirigen a responsables políticos nacionales de dos tipos: aquellos que quiere formular una política nacional de juventud y aquellos que quieren evaluar y mejorar los programas y políticas para jóvenes ya existentes. No se busca promover un modelo único y rígido en cada caso sino que, dada la diversidad de políticas culturales y de sistemas políticos, cada país tiene que establecer sus propias prioridades y mecanismos para crear políticas de juventud auténticas y adecuadas.

Descargar: Promoción de la autonomía de la juventud a través de las políticas nacionales – la contribución de la UNESCO [PDF en inglés, 479 KB]

  • Programas de fortalecimiento de capacidades para autoridades nacionales y organizaciones juveniles

Con el fin de apoyar a las autoridades nacionales en el desarrollo y aplicación de una política nacional de juventud, la UNESCO ha concebido una serie de módulos para el fortalecimiento de capacidades. Estos se centran en las condiciones y desafíos ligados a la integración de las necesidades de la juventud en todos los ámbitos. Además, se proponen una serie de ejemplos de casos de buenas prácticas a la hora de desarrollar acuerdos entre jóvenes y adultos.

La UNESCO también trabaja con numerosas organizaciones juveniles, ofreciéndoles el apoyo necesario para ser más efectivas y lograr ser tenidas más en cuenta a la hora de planear, aplicar y evaluar nuevas políticas y programas.

Principio de la página