Respuesta de la UNESCO en Jordania

© UNESCO, Amman

La crisis de Siria, que se encuentra ya en su cuarto año, afecta gravemente a la situación interna de Jordania.

Jordania se ha señalado por compartir buena parte de esta crisis y ha asumido su carga en nombre de la comunidad internacional manteniendo la frontera abierta.

En los primeros meses de 2013 se registró un incremento espectacular de los refugiados sirios - desde entonces ha habido pequeño pero estable aumento de refugiados cuyo número llegó a ser de casi 615.000 en septiembre de 2014.

Alrededor del 84.5% de los refugiados reside en el medio urbano, y el 15.5% en los campamentos, lo cual supone una carga importante para el erario público y para las comunidades de acogida, y agrava las dificultades existentes en los sectores más afectados.

El aumento de la población ha tenido importantes repercusiones en los limitados recursos del país, en particular en el agua y la energía, y, en el caso concreto de las comunidades de acogida, en la prestación de los principales servicios sociales, como sanidad, educación e instalaciones municipales, y en la cohesión social.

El largo conflicto amenaza con deshacer muchos de los avances en materia de desarrollo arduamente logrados por Jordania en los últimos años.

La UNESCO desempeña un papel muy activo en las iniciativas internacionales encaminadas a ayudar a Jordania a responder a las consecuencias del conflicto sirio.

Para adaptarse a la rápida evolución de los nuevos problemas de desarrollo y humanitarios, la UNESCO trabaja “de manera acelerada” desde mediados de 2013 en distintos niveles del programa para apoyar a las partes interesadas de Jordania, tanto en actividades humanitarias (Plan de respuesta regional 6) como en el Plan nacional de recuperación.

La UNESCO desempeña un papel destacado en Jordania en el sector de la educación en el plano estratégico, tanto en el mecanismo de coordinación humanitaria como en la estructura de ayuda basada en la capacidad de recuperación, a saber, la “Plataforma de apoyo a la comunidad de acogida”.

La UNESCO también ha promovido el acceso a la educación informal, la educación no formal y la preparación para la vida de los niños sirios refugiados y los jóvenes jordanos y ha mejorado las capacidades de los profesores y supervisores y de los funcionarios del Ministerio de Educación para responder a los desafíos a los que se enfrentan en los colegios ante la llegada de estudiantes sirios. Además, también ha proporcionado apoyo analítico al Ministerio de Educación para el desarrollo de instrumentos de gestión del sector en el contexto de la crisis.

En el Sector de Comunicación e Información, la UNESCO dirige dos grandes proyectos que pretenden promover el acceso a información esencial de los refugiados sirios, especialmente jóvenes y mujeres, y a la vez formar a jóvenes periodistas jordanos en técnicas y mecanismos de radio comunitaria.

La Organización también ha puesto en marcha un programa conjunto con ONU Mujeres, que se centra en ofrecer oportunidades laborales a las mujeres del medio rural y en vincular este elemento al patrimonio cultural del norte de Jordania, en una de las zonas más afectadas por la afluencia de refugiados sirios.

Por último, la UNESCO ha desempeñado una labor activa en la lucha contra el tráfico ilícito y el saqueo de objetos culturales sirios, mediante la ejecución de actividades de promoción y sensibilización para la salvaguardia del patrimonio en peligro y el fortalecimiento de la cooperación regional e internacional.

Principio de la página