26.06.2013 - ODG

La Directora General examina los progresos y las tareas pendientes ante la Junta de Coordinación del ONUSIDA

© UNESCO/ Cynthia Guttman -From left to right: Special Advisor to the UN Secretary General Ms Amina Mohammed, UNESCO Director-General Ms Irina Bokova, UNAIDS Deputy Executive Director Mr Luiz Loures and Executive Director Mr Michel Sidibé.

Gracias a la acción colectiva se han logrado grandes avances en la respuesta al SIDA, pero aún queda mucho por hacer para conseguir que no haya nuevas infecciones por el VIH y para acabar con la discriminación y las muertes relacionadas con el SIDA, afirmó la Directora General en la 32ª reunión de la Junta de Coordinación del ONUSIDA, celebrada en Ginebra el 25 de junio.

La Directora General leyó una declaración en su calidad de Presidenta del Comité de Organizaciones Copatrocinadoras del ONUSIDA, que agrupa a 11 entidades y a la Secretaría del ONUSIDA, dirigido por el Sr. Michel Sidibé. La Junta de Coordinación, integrada por 22 Estados Miembros, ejerce la función de órgano rector para todas las cuestiones programáticas del ONUSIDA.

En el examen de los progresos, la Directora General señaló que desde 2001 se ha registrado una reducción del 50% en la tasa de nuevas infecciones por el VIH en 25 países de bajos y medianos ingresos. Un total de 7,1 millones de personas reciben tratamiento antirretroviral en África, cifra que supone un aumento respecto del millón que personas que lo recibían en 2005.

“Este avance muestra la firmeza de la respuesta mundial al SIDA, que constituye uno de los movimientos sociales más importantes de nuestros tiempos y marca la pauta para la adopción de medidas coordinadas y multisectoriales. El propio ONUSIDA ha pasado a ser un nuevo modelo de acción colectiva. Al reconocer desde el principio que el VIH es más que un problema de salud, el ONUSIDA ha sido pionero en la labor multisectorial. Este enfoque holístico constituye la fortaleza singular del ONUSIDA”.

Para seguir avanzando se necesitan más medidas adaptadas para responder a las necesidades de los países, más empeño en llegar a los sectores de la población que se ven afectados de manera desproporcionada por el VIH y una mayor atención a los jóvenes. En la actualidad, los jóvenes representan el 40% de todos los nuevos casos de infección por el VIH en adultos. En el plano mundial, las mujeres de 15 a 24 años son el grupo más vulnerable, y la incidencia es el doble en este grupo de población que entre los hombres jóvenes.

“En las consultas para después de 2015, las asociaciones y los dirigentes juveniles han hecho un llamamiento rotundo para que mejore el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva y a la educación sexual de calidad”, dijo la Sra. Bokova.

La cooperación y el apoyo de la comunidad de donantes es más importante que nunca para acabar con las infecciones, afirmó la Sra. Bokova, quien indicó también que las contribuciones financieras al ONUSIDA son una forma de obtener un monto considerable de nuevos recursos. Por cada dólar estadounidense destinado a financiación básica del Presupuesto y plan de trabajo integrado, los copatrocinadores esperan recaudar más de 20 millones de dólares en 2014-2015. Con todo, aún se necesitan 7.000 millones de dólares para alcanzar la meta mundial de 24.000 millones de dólares para 2015.

La Sra. Bokova hizo un llamamiento a la Junta para “impulsar conjuntamente esta lucha, una lucha por la salud, la solidaridad y la dignidad humana”. La Directora General encomió el liderazgo y el compromiso del Director Ejecutivo, Sr. Michel Sidibé, y afirmó que el ONUSIDA es un ejemplo de colaboración exitosa y un modelo que puede reproducirse en otras actividades conjuntas de las Naciones Unidas para mejorar la ejecución y lograr mejores resultados.

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página