15.12.2010 - ODG

Irina Bokova hace un llamamiento a un nuevo humanismo en la celebración del 65º aniversario de la UNESCO

© UNESCO/Michel Ravassard - La Directora General Irina Bokova acompañada de tres de sus predecesores: Amadou-Mahtar M’Bow, Federico Mayor Zaragoza y Koichiro Matsuura

El 14 de diciembre de 2010, la UNESCO celebró el 65º aniversario de la aprobación de su Constitución, firmada en Londres el 16 de noviembre de 1945. En la ceremonia conmemorativa, la Directora General, Irina Bokova, estuvo acompañada de tres de sus predecesores: Amadou-Mahtar M’Bow (1974-1987), Federico Mayor Zaragoza (1987-1999) y Koichiro Matsuura (1999-2009).

La ceremonia celebrada en la Sede de la UNESCO congregó a un gran número de Embajadores de Buena Voluntad de la UNESCO, enviados especiales, y Artistas para la Paz, así como a miembros de las delegaciones permanentes de los Estados Miembros de la UNESCO.

Cada uno de los tres ex Directores Generales pronunció una alocución entusiasta en que se destacó el importante papel que ha desempeñado la UNESCO en la promoción de la cooperación internacional. Por su parte, la Directora General, Irina Bokova, calificó la ceremonia de fuente de fortaleza y de oportunidad de reafirmar conjuntamente nuestro empeño en esmerarnos y ser más fuertes.

“Mi mensaje de hoy, en una época de creciente mundialización, de mayor conectividad y también de acrecentada incertidumbre frente a los nuevos desafíos económicos, financieros y sociales, es el llamamiento a un nuevo humanismo”, declaró Irina Bokova.

“El nuevo humanismo atañe a lo que considero la cuestión central que plantea la mundialización hoy día: ¿cómo hacer frente a la diversidad en un momento en que nuestras sociedades y nuestras ciudades se tornan más complejas y más diversas en todos los aspectos?”, prosiguió.

Y concluyó: “En contestación a este interrogante, mi mensaje es de esperanza y confianza. La UNESCO aporta respuestas esenciales a los interrogantes a que nos enfrentamos hoy día: cómo impedir la fragmentación de la humanidad y cómo echar los auténticos cimientos para el desarrollo y la paz. El mundo necesita creer en el poder de la paz. La UNESCO -y todos los que estamos presentes- deberemos seguir desempeñando plenamente este papel”.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página