15.03.2012 -

La educación y alfabetización de las mujeres y niñas sigue siendo un desafío mundial, declara la Directora General de la UNESCO

©UNESCO/George Papagiannis – La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, pronunciando el discurso inaugural en un almuerzo de la Fundación pro Naciones Unidas y el Women's Foreign Policy Council con motivo del Día Internacional de la Mujer, en Washington, el 15 de marzo de 2012.

Washington – La educación y alfabetización de las mujeres y niñas fueron objeto de las observaciones formuladas en Washington D.C. cuando la Directora General, Irina Bokova, pronunció el discurso inaugural en un almuerzo de la Fundación pro Naciones Unidas y el Women's Foreign Policy Council con motivo del Día Internacional de la Mujer celebrado el miércoles. La Directora General aprovechó también la ocasión para referirse al World Atlas of Gender Equality in Education, publicado recientemente, e insistir en las ingentes tareas que quedan aún pendientes. “Menos del 40% de los países ofrecen igualdad de acceso a la educación a niños y niñas”, afirmó la Directora General y añadió “en el África subsahariana casi 12 millones de niñas pueden no matricularse nunca en la escuela y, sin embargo, un recién nacido cuya madre puede leer tiene un 50% más de probabilidades de sobrevivir más allá de los cinco años de edad”.

La UNESCO es el organismo rector para el logro del Objetivo de Desarrollo del Milenio relativo a la Educación para Todos. La Directora General señaló que la UNESCO estaba trabajando en todo el mundo para ampliar el acceso a la educación y mejorar su calidad. “En Afganistán, hemos llegado hasta 600.000 educandos en 18 provincias, siendo la prioridad las mujeres y las niñas”. Los esfuerzos de la UNESCO redundan también en provecho de Sudán del Sur, donde el 88% de las mujeres son analfabetas, y la Organización está ayudando al nuevo gobierno a elaborar su primera estrategia sobre educación.

Las relaciones de colaboración de la UNESCO con empresas y fundaciones estadounidenses redundan particularmente en provecho de las mujeres y niñas de África. “Son necesarias nuevas formas de poder intangible que combinen la creatividad de la sociedad civil y el sector privado con la experiencia de las organizaciones públicas”, declaró la Sra. Bokova. En Senegal, la UNESCO está colaborando con Procter and Gamble, centrándose en la alfabetización de niñas y mujeres, llegando hasta 40.000 jóvenes. En Etiopía y Tanzania, la UNESCO y la Packard Foundation se han aliado para reducir los índices de deserción en las escuelas secundarias. Con Nokia, la UNESCO se vale de la tecnología de los celulares para mejorar el aprendizaje.

Al tiempo que señaló que la igualdad entre hombres y mujeres no era únicamente un derecho humano, la Directora General observó que los verdaderos avances sólo podían realizarse con la plena participación de las mujeres y las niñas. “Dejar de lado a las mujeres y las niñas significa excluir al 50% de la capacidad pensante, el 50% del genio creador y el 50% de los impulsores económicos”.

La Directora General, Irina Bokova, estuvo en Washington al principio de una misión de 10 días en los Estados Unidos adonde viajó para explicar por qué la UNESCO es importante para los estadounidenses y por qué éstos son importantes para la UNESCO.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página