23.08.2012 - ODG

Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición

La historia de la trata de esclavos y de su abolición ha forjado el mundo en el que vivimos. Todos nosotros somos herederos de ese pasado, que transformó no solo el mapa del mundo, sino también el derecho, la cultura y las relaciones sociales, dando incluso lugar a nuevos hábitos alimentarios, es especial por el comercio del azúcar. Esta historia ha influido de forma duradera en las relaciones entre los pueblos. La UNESCO otorga la mayor importancia a la celebración del Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición: la transmisión de esta historia es un elemento capital de la lucha contra el racismo y por el respeto de los derechos humanos y la consolidación de la paz.

La larga cadena de insurrecciones de esclavos en lucha por su libertad es una fuente inagotable de reflexión y movilización por el respeto de los derechos humanos y contra las formas modernas de servidumbre. Fue en la noche del 22 al 23 agosto de 1791 cuando empezó en Saint-Domingue, hoy Haití, la rebelión que iba a conducir a la abolición de la trata transatlántica de esclavos. Con sus luchas y su anhelo de dignidad y libertad, los esclavos han contribuido a la universalidad de los derechos humanos. Hay que enseñar el nombre de los héroes de esa historia, que son los héroes de toda la humanidad.

Los esclavos también fueron capaces de trascender la opresión y legar al mundo un patrimonio cultural de infinita riqueza. África, Europa, las Américas, el Oriente Medio y Próximo, el Océano Índico y Asia comparten hoy danzas, música, artes vivas y formas de expresión artística que son herencia directa de esa historia. Por medio de sus programas culturales y educativos, la UNESCO se esfuerza por valorizar este patrimonio como vector de diálogo y factor de acercamiento entre los pueblos.

Como parte de su mandato, la UNESCO presta apoyo a la investigación científica, la formación de docentes, la preservación de lugares conmemorativos y de archivos y el fomento de interacciones culturales que permitan a cada cual calibrar todo lo que esa historia encierra. El programa La ruta del esclavo, que ilustra directamente esta labor, ayuda a combatir los infamantes prejuicios nacidos de ese sistema de opresión, que aún siguen pesando en la imagen de los africanos y de las personas de origen africano.

En 2012, la celebración de este Día se inscribe en la preparación del Decenio de las Naciones Unidas para los Afrodescendientes (2013-2022) que las Naciones Unidas van a proclamar este año. Esta iniciativa debe ser el medio de reactivar todas las energías y ponerlas al servicio de un compromiso político más firme y duradero en favor de las personas de origen africano. En el día de hoy invito a gobiernos, entidades de la sociedad civil y asociados públicos y privados a redoblar esfuerzos por la reconciliación, la solidaridad y el pleno desarrollo de los pueblos afectados por esta historia. Los invito a poner en común sus iniciativas en los sitios : http://www.facebook.com/UNESCOes y www.unesco.org/culture/slaveroute, y hago pública la determinación de nuestra Organización de hacer todo lo necesario para dar mejor a conocer esa página esencial del gran libro de nuestra historia común.

Irina Bokova




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página