15.06.2013 - ODG

"Compartimos la misma visión, el mismo camino", declara el Ministro de Cultura de China con ocasión del décimo aniversario de la Convención de la UNESCO para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial

© UNESCO/Paola Leoncini-Bartoli -UNESCO Director-General, Irina Bokova, with the Minister of Culture of China, Cai Wu, China 2013.

La Directora General, Irina Bokova, conmemoró el décimo aniversario de la Convención de la UNESCO para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en el curso de la Conferencia Internacional de Chengdu sobre Patrimonio Cultural Inmaterial.

El acto tuvo lugar el 15 de junio como parte del Cuarto Festival Internacional del Patrimonio Cultural Inmaterial que se celebra en Chengdu, Provincia de Sichuan (China), en presencia del Excmo. Sr. Cai Wu, Ministro de Cultura de China, la Sra. Alissandra Cummins, Presidenta del Consejo Ejecutivo de la UNESCO, el Sr. Wei Hong, Gobernador del Gobierno Popular Provincial de Sichuan, el Sr. Ge Honglin, Alcalde de Chengdu, y funcionarios de alto rango de la Provincia de Sichuan.

"China cumplió una función muy constructiva a la hora de forjar el novedoso concepto de patrimonio cultural inmaterial y de materializarlo tan vívidamente con el Parque del Patrimonio Cultural Inmaterial," declaró Irina Bokova.

Del 14 al 16 de junio de 2013, unos 400 expertos se congregaron en Chengdu para participar en una conferencia sobre los logros y problemas del primer decenio de vida de la Convención y las oportunidades y perspectivas que aguardan al texto en las décadas venideras.

"Para nosotros el patrimonio cultural inmaterial es fuente de creatividad y motor de renovación y movilización; es una de nuestras bazas más sólidas para construir el futuro que deseamos para todos," prosiguió Irina Bokova.

El primer decenio de la Convención ha dejado patente su trascendental impacto en el mundo entero, no solo en sus 153 Estados Partes, sino también en Estados que aún no la han ratificado. La Convención ha remodelado fundamentalmente las relaciones entre los depositarios y ejecutantes del patrimonio cultural inmaterial, por un lado, y los organismos públicos, expertos e instituciones que se trabajan para salvaguardarlo, por el otro. Al poner el acento en la intervención dinámica de las comunidades y grupos, y en ciertos casos de las personas, y en su indispensable papel a la hora de reconocer su propio patrimonio inmaterial y asumir la responsabilidad de su salvaguardia, la Convención ha instituido un paradigma esencialmente nuevo.

"Hay consenso general sobre el hecho de que el patrimonio cultural inmaterial forma parte indisociable del mantenimiento de la diversidad cultural del mundo" afirmó el Ministro Cai Wu. "También está cada vez más claro, para más y más gente, que la cultura es un vector importante de progreso y desarrollo social y económico en todo el mundo, y este es el motivo por el que respaldamos la labor de la UNESCO para promoverla con vistas a la agenda mundial para el desarrollo después de 2015", agregó.

Los participantes exhortaron a la comunidad internacional a renovar su compromiso con la premisa fundamental de la Convención, esto es, que el patrimonio cultural inmaterial es garantía de desarrollo sostenible. Ahora que el mundo se apresta a definir la agenda para el desarrollo sostenible después de 2015, es imperativo entender la importancia que reviste el patrimonio inmaterial en incontables ámbitos de la vida humana.

Los participantes también recordaron el Congreso Internacional de Hangzhou sobre “La cultura: clave para el desarrollo sostenible” celebrado en mayo en China y suscribieron su Declaración, en la cual se afirma que ‘El desarrollo económico incluyente (…) se debería alcanzar mediante actividades centradas en la protección sostenible del patrimonio, su salvaguardia y su promoción’.

En el curso de los debates se recalcó asimismo que los educadores deben privilegiar y desarrollar una educación integradora que tenga en cuenta el patrimonio inmaterial en los sistemas educativos tanto formales como no formales. Varios ejecutantes y expertos presentaron sistemas de prevención de conflictos y resolución de litigios que están profundamente anclados en el patrimonio inmaterial de comunidades de todo el mundo, y explicaron cómo esos sistemas pueden contribuir a alcanzar y mantener la paz, requisito previo indispensable para toda forma de desarrollo sostenible.

En el mismo orden de ideas, se destacaron los sistemas de atenuación de riesgos que vehicula el patrimonio cultural inmaterial, insuficientemente reconocidos y valorados.

En este sentido, la Directora General subrayó el vínculo intrínseco que une al patrimonio cultural inmaterial con el tejido social de las sociedades: "el patrimonio cultural inmaterial es la fibra con que se hilvanan la integración social, el diálogo intercultural y la coexistencia pacífica de pueblos diversos en las sociedades multiculturales de hoy en día".

El patrimonio cultural inmaterial fue un elemento destacado de las tareas de reconstrucción emprendidas en la Provincia de Sichuan tras el devastador terremoto de Wenchuan en 2008.

Tras expresar su más sentido pésame a los altos funcionarios y el pueblo de Sichuan por las pérdidas sufridas durante el terremoto de Lushan del mes de abril, la Directora General subrayó que una vez más el patrimonio inmaterial iba a resultar "un recurso vital para la recuperación y para cicatrizar las heridas de las poblaciones afectadas".

El Ministro destacó que el Cuarto Festival del Patrimonio Cultural Inmaterial entroncaba con las medidas nacionales y locales de reconstrucción puestas en marcha tras el devastador terremoto que asoló la Provincia de Sichuan en 2008, que tenían por doble objetivo alentar a la población a levantarse después de la tragedia e infundir en ella un cierto sentimiento de normalidad y continuidad gracias a la práctica de las expresiones y tradiciones vivas de su cultura. 

"El patrimonio cultural inmaterial es testimonio inequívoco de la pervivencia de la cultura a través de las prácticas vivas en las que se encarna", afirmó el Ministro.

Para poner de relieve la dinámica fuerza que encarna el patrimonio inmaterial se recordó asimismo la función decisiva que cumplen los usos tradicionales referidos a la naturaleza y el universo para mantener a largo plazo los ecosistemas y la biodiversidad y procurar salud y seguridad alimentaria a las comunidades. También se observó que el patrimonio inmaterial constituye un reservorio de recursos y respuestas al cambio climático planetario.

Durante su visita la Directora General mantuvo también sendas reuniones bilaterales con el Ministro de Cultura, el Excmo. Sr. Cai Wu, y altos funcionarios del Comité Provincial de Sichuan.

El Ministro Cai Wu encomió la función de punta de lanza que desempeña la UNESCO dentro del sistema de las Naciones Unidas para promover el papel fundamental de la cultura, "definiendo normas y criterios de referencia" en este ámbito.

"La cultura es un factor único e irreemplazable en los procesos de desarrollo", añadió.

A este respecto describió la política cultural de China específica en la materia, consagrada en la estrategia nacional de desarrollo cultural.

El Ministro reiteró el compromiso de su país de secundar a la UNESCO en la delicada situación económica que atraviesa, actuando como "socio responsable y constructivo", y recordó un conocido proverbio chino según el cual "un tren rápido debe circular sobre rieles rápidos".

El Ministro Cai Wu expuso los cuatro objetivos que marcan su mandato como Ministro de Cultura: i) garantizar una distribución equitativa por todo el país de los servicios culturales públicos; ii) hacer de las industrias culturales un poderoso motor del desarrollo sostenible y el crecimiento económico del país; iii) hacer de la vida cultural la argamasa que cimente la inclusión social y el desarrollo cívico; y iv) hacer de la cultura una dimensión integral de la actuación de los dirigentes.

Irina Bokova elogió a las autoridades provinciales de Chengdu, urbe que es miembro activo de la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO y goza de fama mundial por su gastronomía.

Se expusieron a la Directora General las grandes líneas de la estrategia de Sichuan en materia de patrimonio cultural inmaterial, que reposa en tres pilares: la salvaguardia de prácticas amenazadas; un planteamiento holístico de protección del medio ambiente; y apoyo financiero de los poderes públicos a los ejecutantes con el fin de respaldar su producción, de la que pueden extraer beneficios económicos. "El hecho de valorizar y apoyar las prácticas supone garantizar su salvaguardia", se afirmó.

Por último, la Directora General transmitió al Ministro una invitación para que China asista el próximo mes de julio a la Mesa redonda ministerial sobre "Cultura e innovación en la agenda para el desarrollo después de 2015” que organiza el Consejo Económico y Social en Ginebra, a fin de seguir trabajando para afianzar la idea de "la cultura como factor de desarrollo sostenible, cohesión social y crecimiento humano".

"Ahora que estamos preparando la agenda mundial para el desarrollo después de 2015, es crucial reconocer plenamente e integrar el hecho de que la cultura es un factor indispensable para dar carácter sostenible al desarrollo, pues es portadora de equidad, justicia social y crecimiento económico. Debemos entender el valor que revisten las identidades culturales, en su rica diversidad, para reforzar el tejido social de las sociedades en un mundo globalizado".

Durante su estancia en Chengdu la Directora General también mantuvo encuentros con medios de comunicación nacionales y locales en particular China Daily, CCTV, la agencia de noticias Xinhua, China Radio Internacional (CRI), Sichuan Daily, Chengdu Daily y Chengdu TV.

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página