Historia de la Casa de la UNESCO

@UNESC - La Sede temporal de la UNESCO en el hotel Majestic

Los inicios: el hotel Majestic

El 16 de septiembre de 1946, la Comisión Preparatoria de la UNESCO se traslada de Londres a París, al hotel Majestic, en la avenida Kléber de la capital gala, someramente reacondicionado tras haber sido liberado del ocupante alemán. La comodidad es muy relativa: se asignan las habitaciones más amplias a las secretarias, que las comparten entre varias y guardan los expedientes en los guardarropas, mientras que los profesionales de nivel medio se distribuyen en los baños en desuso, en cuyas bañeras se depositan los documentos. Detrás del papel pintado, rápidamente colocado, los muros enlosados no permiten fijar ningún calendario. 

El Majestic fue la sede provisional de la UNESCO hasta 1958, cuando la Organización se mudó a su actual Sede, en la plaza de Fontenoy.

The construction of UNESCO Headquarters

© UNESCO - Construcción de la Sede de la UNESCO en la plaza de Fontenoy

Plaza de Fontenoy, la nueva Sede

El edificio principal de la Sede de la UNESCO fue inaugurado el 3 de noviembre de 1958 en el número 7 de la plaza de Fontenoy, en París. Su plano en forma de Y es obra de tres arquitectos de distintas nacionalidades dirigidos por un comité internacional.

Denominado “la estrella de tres brazos”, el edificio entero reposa sobre 72 pilares de cemento. Es célebre en el mundo entero no sólo porque alberga una organización famosa, sino también por sus cualidades arquitectónicas. En el edificio podemos se halla la librería, que ofrece todas las publicaciones de la Organización, más una gran colección filatélica y numismática y una sección de regalos de la UNESCO.

© UNESCO - Construcción del segundo edificio

Ampliaciones

Más tarde, se añadieron otros tres edificios. Un segundo edificio en forma de acordeón contiene la gran sala oval que acoge las sesiones plenarias de la Conferencia General y un tercer edificio cúbico. Finalmente se añadió una cuarta construcción compuesta de dos niveles, de las oficinas al sótano, alrededor de una serie de pequeños patios encajonados. Los edificios de la UNESCO contienen numerosas obras de arte famosas y están abiertos al público.

Una vez concebido el sitio de la plaza Fontenoy, la UNESCO encargó a grandes artistas obras destinadas a embellecer el lugar y, en algunos casos, simbolizar la paz que esta institución desea establecer y preservar en el mundo. Con el paso del tiempo, se fueron adquiriendo más obras y los Estados Miembros obsequiaron otras más a la Organización. Picasso, Bazaine, Miró, Tápies, Le Corbusier y muchos otros artistas célebres o desconocidos están presentes en este museo universal, símbolo de la diversidad de la creación artística en el mundo.

Principio de la página