Irina Bokova toma posesión como Directora General de la UNESCO

  • Video Mensaje
    Fichero Windows Media (wmv) en streaming – duración: 5 munitos
Versión de texto

Señoras y señores:

El 15 de noviembre de 2009, he tomado oficialmente las funciones de Directora General de la UNESCO, el organismo especializado de las Naciones Unidas que tiene por misión construir la paz mediante la educación, la ciencia y la cultura. Con miras a cumplir ese cometido, me complacerá establecer relaciones dinámicas de colaboración con todo el sistema de las Naciones Unidas.
Mis funciones me confieren una responsabilidad inmensa, sobre todo en esta época compleja en la que vivimos, que por un lado lleva la impronta de la mundialización, con sus efectos positivos de apertura hacia el mundo, pero que también entraña el peligro de la homogeneización. Nuestra época se caracteriza además por una crisis multiforme, que evidencia la necesidad de poner en tela de juicio nuestros modos de funcionamiento. Albergo la convicción de que los valores del humanismo constituyen la esencia de las respuestas posibles: la tolerancia, el respeto de la diversidad cultural y el diálogo entre las culturas, que son las sendas que voy a emprender y a las que la UNESCO se dedicará plenamente. Asimismo, estoy convencida de que la educación debe desempeñar una función primordial: será, para mí, la primera de las prioridades. La educación es el cimiento sobre el que puede edificarse una sociedad más justa.

Estoy muy consciente de las enormes disparidades que el destino depara a la humanidad y siento una honda preocupación por el inmenso sufrimiento que afecta a nuestro mundo. Por ese motivo pondré toda mi energía para activar el potencial de la UNESCO al servicio de la humanidad. Procederé de manera que toda la experiencia y los medios intelectuales de la UNESCO se apliquen en su totalidad en tareas específicas, es decir, en los proyectos que ejecutamos en el mundo entero. Estaremos lo más cerca posible de los Estados Miembros, atentos a sus necesidades, y teniendo como prioridades absolutas África, los pequeños Estados Insulares en Desarrollo, los países en situación de posconflicto y la igualdad entre los sexos.

Me propongo multiplicar las iniciativas conjuntas que nos permitirán llevar más eficazmente al terreno la acción de la UNESCO. Me dedicaré también a difundir nuestro mensaje para que todo el mundo alcance a comprender con exactitud las tareas que la UNESCO lleva a cabo. Estableceré una relación directa y dinámica con los medios de comunicación, con el fin de dar a conocer mejor nuestra Organización y sensibilizar a la opinión pública a los inmensos desafíos de nuestra época. La pobreza y el analfabetismo, la disminución de la diversidad y el cambio climático, el problema de los recursos hídricos o la extinción de las lenguas son asuntos que nos atañen a todos y que exigen un compromiso solidario.

En mi condición de Directora General de la UNESCO pondré en práctica los valores que constituyen el eje central del nuevo humanismo que preconizo: la solidaridad y la voluntad de compartir. Me propongo conducir al mundo a una nueva era de paz. Quiero demostrar, mediante la acción y con resultados tangibles, que la solidaridad internacional es un estado mucho más satisfactorio para el conjunto de la humanidad que la indiferencia. No existe una línea geográfica que separe la felicidad de la desdicha, ni la fuerza de la debilidad. Convenceremos a los más fuertes de que es preciso ayudar a los más débiles. Todos estamos vinculados porque habitamos el mismo planeta.
La UNESCO es un laboratorio de ideas, “la conciencia de la humanidad”, según el gran humanista Jawaharlal Nehru. Me propongo abrir las puertas de la UNESCO a intelectuales, científicos y artistas, para que en nuestra magna casa se elaboren las respuestas posibles a los grandes problemas de nuestra época.

A todas las mujeres, a todos los niños, a todos los jóvenes, a todos los hombres, les digo: la UNESCO se dotará de un nuevo ímpetu y de los medios de ayudarlos a mejorar sus vidas, apoyándose en su mandato específico que abarca la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación. Valiéndose de los momentos culminantes de su historia y su experiencia, la UNESCO se compromete, junto a ustedes, a luchar contra la exclusión: el analfabetismo es una forma de exclusión, la miseria es otra forma de exclusión. La UNESCO se concentrará en los programas más urgentes. Estaremos alerta y presentes, y seremos eficaces. Velaré por que nuestros ámbitos de competencia encuentren su lugar, fundamental, en todo proyecto de desarrollo y ayuda internacional.Y reanudaré el debate sobre la relación entre la cultura y el desarrollo sostenible.

Hoy, me comprometo a servir a todos los países y a todos los pueblos. Tengo la esperanza de que este mensaje de amistad, este llamamiento a la solidaridad, llegue a muchos de ustedes. Y, por supuesto, cuento con ustedes, porque juntos y gracias a la cooperación multilateral, seremos más fuertes para llevar a cabo nuestra misión. Cada uno de nosotros debe participar.

Irina Bokova Gueorguieva, Directora General de la UNESCO

14 de noviembre de 2009

Principio de la página