La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la resolución A/RES/68/163 en su 68ª reunión en 2013, la cual proclamaba el 2 de noviembre como el Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas. La resolución urgía a los Estados Miembros a implementar medidas contundentes para hacer frente a la actual cultura de impunidad de los crímenes contra periodistas. La fecha de la jornada fue elegida como conmemoración del asesinato de dos periodistas franceses en Malí el 2 de noviembre de 2013.

Esta resolución histórica condena todos los ataques y violencia contra periodistas y trabajadores en medios de comunicación. También insta a los Estados Miembros a hacer el máximo posible para prevenir este tipo de violencia y ataques, a asegurar que los responsables rindan cuentas ante la justicia y a que las víctimas tengan acceso a los recursos necesarios para defenderse en estos casos.

El hincapié que se pone en la impunidad en esta resolución se debe a la preocupante situación vivida durante la última década, en la que más de 700 periodistas han sido asesinados por el simple hecho de trabajar para ofrecer información veraz al público y la sociedad en general.


Tan sólo en 2012, la Directora General de la UNESCO condenó hasta 123 asesinatos de periodistas, trabajadores de medios de comunicación y responsables de redes sociales y blogs. En 2013 esta cifra descendió ligeramente, 91, pero aun así fue el segundo año con más muertes para los periodistas según los registros de la UNESCO.

Algunos datos

  • 593 asesinatos de periodistas condenados por la UNESCO entre 2006 y 2013

  • El 94% de los periodistas asesinados eran trabajadores locales, los corresponsales extranjeros representaron un 6%

  • De los periodistas asesinados, el 94% eran hombres

  • Menos del 6% de los 593 casos han sido resueltos

  • El 41% de los periodistas asesinados trabajaba para un medio impreso