Agua y Biodiversidad

Este año, el Día Internacional de la Diversidad Biológica se celebra bajo el tema "Agua y biodiversidad", cuestión que se centra en las soluciones aportadas por la biodiversidad para enfrentar los desafíos relacionados con el agua. El tema fue elegido para coincidir con el Año Internacional de Cooperación de Agua (2013).

El agua es necesaria para sostener la biodiversidad. La escasez de agua significa la pérdida de especies y de biodiversidad a nivel mundial. Al mismo tiempo, la biodiversidad es fundamental para mantener la calidad y cantidad de los suministros de agua y desempeña un papel vital, y a menudo desconocido, en el cilo del agua.

Precisamente, el ciclo del agua se ve influenciado en gran medida por los ecosistemas.

  La biodiversidad no es una cuestión como otra cualquiera: es tan necesaria para los organismos vivos como la diversidad cultural para el género humano. Ambas diversidades están relacionadas entre sí y el futuro al que aspiramos depende de nuestra capacidad colectiva de perpetuarlas.      

Irina Bokova, Directora General,
Mensaje con ocasión del Día Internacional de la Diversidad Biológica 2013

Sin ecosistemas, el ciclo del agua y los ciclos de carbono y de nutrientes que dependen de esta se alterarían de manera importante. Sin embargo, las políticas y decisiones sobre este tema no tienen tienen en cuenta estas interconexiones e interdependencias, ni las utilizan como posibles soluciones.

Soluciones naturales para la seguridad del agua

El agua es un recurso renovable pero al mismo tiempo es un recurso limitado. Se puede reciclar, pero no se puede sustituir y hace frente a una fuerte presión causada por la cada vez mayor de una población en constante crecimiento, a la rápida urbanización, a la contaminación y el cambio climático. La cooperación en la esfera del agua es crucial para garantizar una distribución equitativa de este recurso fundamental.

Los ecosistemas y su biodiversidad no deben ser vistos como consumidores de agua, sino como elementos esenciales de la infraestructura natural dentro de la gestión del agua.

© UNESCO/Volga-Akhtuba floodplain Natural park and Biosphere Reserve. Los humedales pueden limpiar y almacenar agua, y reducir los riesgos de inundación.


El agua dulce, la biodiversidad, el papel de los ecosistemas y el desarrollo humano están estrechamente relacionados entre sí. La restauración de los ecosistemas degradados y la conservación de su biodiversidad puede ser un motor clave para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza y podría contribuir a la adaptación al cambio climático y a la reducción del riesgo de desastres.

Acciones de la UNESCO

Este nuevo enfoque fue incorporado en el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica (2011-2020), que estableció metas claramente definidas conocidas como las "Metas de Aichi". También se refleja en la agenda internacional para el desarrollo sostenible posterior a 2015.

La UNESCO contribuye a estos esfuerzos internacionales mediante su "Iniciativa de Biodiversidad", que combina la experiencia de la Organización en materia de educación, ciencia y cultura para ofrecer asesoramiento sobre políticas y apoyar los esfuerzos de los Estados Miembros en esta materia. También está apoyando a la Plataforma intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de ecosistemas (IPBES) para reforzar el diálogo entre la comunidad científica y  gobiernos en cuestiones de biodiversidad y servicios del ecosistema.

Los ecosistemas y las redes temáticas específicas de la UNESCO proporcionan una información valiosa sobre los modelos de desarrollo sostenible, cambio climático y las posibilidades de adaptación al mismo, a la vez que facilita la investigación, la capacitación y las iniciativas educativas.

La UNESCO y la Convención de Ramsar sobre humedales trabajan juntos para preservar los ecosistemas de los humedales a través de la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO, del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) y del Programa Hidrológico Internacional (PHI).

ONU-Agua ha designado a la UNESCO como institución coordinadora del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua. Esta elección se debe a que la UNESCO tiene por mandato la construcción de la paz y el desarrollo sostenible a través de una serie de campos de trabajo pluridiscipinarios, como son las ciencias exactas, naturales y sociales, la cultura, la educación y la comunicación. Además, desde hace tiempo la Organización contribuye de manera importante a la gestión de los recursos de agua dulce del mundo.

Síganos

         

Información relacionada

Celebración en las Naciones Unidas

¿Lo sabía?

    • El 62% de agua dulce reciclada es el resultado del movimiento a través del suelo y la vegetación.
    • Los ecosistemas forestales y de montaña están asociados con las mayores cantidades de agua dulce. Ellos proporcionan fuentes renovables de agua a por lo menos 4 millones de personas, dos tercios de la población mundial.
    • Los ecosistemas de montaña pueden aportar más del 60% de la descarga fluvial anual en algunas cuencas.
    • La eliminación y destrucción de los sistemas forestales montañosos aumentan generalmente la erosión y los riesgos relacionados con los desastres naturales río abajo.
    • La infraestructura natural ayuda a aumentar la resiliencia ante los desastres, mientras que su degradación es a menudo la causa principal del desastre en primer lugar.
    • Los ecosistemas y los vegetales precisan agua para la captura y el almacenamiento del carbono y otros elementos de la diversidad biológica que participan en este proceso.
    • Los humedales actúan como esponjas, absorbiendo el exceso de agua en épocas de fuertes lluvias y mareas altas y liberando agua lentamente durante los períodos secos. La pérdida de estos humedales aumenta los riesgos de inundaciones.
    • Los humedales figuran entre los ecosistemas más productivos del mundo. Son fuentes de diversidad biológica.