(copy 4)

Esta escuela en Laos participo al proyecto piloto VISUS para evaluar la seguridad de las instalaciones educativas. © UNESCO / J. Torres

“Vivir para contarlo”

Cada año, los desastres provocados por riesgos naturales afectan a millones de personas de todo el mundo. La consiguiente pérdida de vidas es trágica, y pone de relieve las vulnerabilidades que son comunes a todas las sociedades. Los desastres también tienen repercusiones en el desarrollo, pues se calcula que causan pérdidas económicas anuales de entre 250.000 y 300.000 millones de dólares, una cifra que aumentará con la creciente presión ejercida por el cambio climático, la superpoblación y la urbanización.

Para dar respuesta a esta situación, en 2015 se concertaron acuerdos históricos, como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Cabe mencionar también el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, aprobado en Sendai (Japón), en el que se examinan los avances logrados a escala mundial en materia de reducción del riesgo de desastres y se determinan las medidas prioritarias que deben adoptarse.

La UNESCO está actuando en todos los ámbitos, promoviendo la concienciación, la prevención y la preparación en relación con los riesgos, impulsando el aprendizaje y creando capacidad. Al actuar en la interfaz entre las ciencias naturales y sociales, la educación, la cultura y la comunicación, la UNESCO aspira a fortalecer la resiliencia de las sociedades mediante la alerta temprana, la creación de capacidad, el intercambio de conocimiento y la creación de redes, y el asesoramiento sobre políticas, colaborando con los gobiernos, la sociedad civil, las instituciones de investigación, otros organismos del sistema de las Naciones Unidas y organizaciones internacionales y todos los actores clave.

Este Día Internacional para la Reducción de los Desastres es una oportunidad para movilizar al mundo con miras a llevar adelante la nueva agenda. Para ello, debemos suscitar una nueva toma de conciencia e intercambiar experiencias, para mostrar que cada país puede reducir los riesgos. Con este fin, la UNESCO está dirigiendo unos talleres consultivos regionales destinados a mejorar la comprensión de las prioridades y las necesidades locales en materia de reducción del riesgo de desastre; debemos trabajar desde abajo hacia arriba con las sociedades de todo el mundo para ejercer una influencia útil y duradera. Este es el mensaje de la UNESCO en el Día Internacional para la Reducción de los Desastres.

     Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional para la Reducción de los Desastres 2016

Actividades de la UNESCO

Publicaciones

Hacia la resiliencia de las construcciones sin ingeniería
lanzamiento oficial: 13 de Octobre de 2017

Guidelines for Earthquake Resistant Non-Engineered Construction (Guía Técnica para el fortalecimiento de construcciones sin ingeniería resistentes a los terremotos)

Al día de hoy, más del 90% de la población mundial vive en regiones propensas a terremotos. Esa misma población reside y/o trabaja en edificaciones informales, las cuales son, las mayores causantes de mortalidad debido al colapso de las mismas. Estas dos publicaciones proveen un enfoque diferente sobre cómo asegurar construcciones existentes. Como seguimiento a la Guías Técnicas publicadas en el 2014, la nueva publicación “Towards Resilient Non-Engineered Construction” (Hacia la resiliencia de las construcciones sin ingeniería), cubre de manera transversal aspectos sociales, económicos y administrativos en aras de facilitar el diseño de políticas.