Una tragedia del pasado que cuestiona nuestro presente

La trata de esclavos, que entre los siglos VI y XX arrancó a millones de africanos de sus hogares, los deportó y esclavizó en diferentes partes del mundo, ha sido durante mucho tiempo una historia oculta.

Para que esta tragedia no sea olvidada, la UNESCO creó en 1994 en Ouidah (Benín), el proyecto La Ruta del Esclavo: Resistencia, Libertad, Patrimonio, que tiene por objetivo responder a la obligación histórica y moral de afrontar y tratar este doloroso episodio de la historia del ser humano abarcando todas sus ramificaciones y de manera metódica y consensuada.

Con sus luchas y su anhelo de dignidad y libertad, los esclavos han contribuido a la universalidad de los derechos humanos. Hay que enseñar el nombre de los héroes de esa historia, que son los héroes de toda la humanidad. 

 

Irina Bokova, Directora General
Mensaje con motivo del Día Internacional del Recuerdo 2012

Cada 23 de agosto se rinde homenaje a las mujeres y hombres que lucharon contra esta opresión. De este modo, la UNESCO busca fomentar la reflexión y el debate sobre esta tragedia que marcó el mundo hasta nuestros días.

La forma en que esta deplorable tragedia ha influido en la historia contemporánea es innegable: desde la acumulación de capital durante el tráfico de esclavos y su posterior uso para la industrialización de Europa y América, pasando por las interacciones culturales generadas por esta tragedia y que alimentaron la creación de arte moderno, hasta el movimiento abolicionista, que a su vez influyó profundamente el movimiento pro derechos humanos.

click for enlarged view

Mapa del tráfico de esclavos
(haz clic para ver el mapa completo)


Con este proyecto, la UNESCO quiere destacar también como el diálogo intercultural entre diferentes pueblos de diferentes continentes produjo nuevas expresiones culturales que participan de la extraordinaria diversidad del mundo, de su fuerza creativa y de su capacidad para reinventarse de forma permanente. Expresiones artísticas como el blues, el jazz, el soul, el regagge, la mayola, el candombe, el hip hop, el tango, la capoeira, y también manifestaciones religiosas como el vudú o el sincretismo religioso, son algunos de los resultados. Hoy en día forman ya parte de nuestro patrimonio común.

Lejos de ser algo del pasado, la esclavitud y la trata de esclavos nos cuestiona a todos. Es más, afecta especialmente a las generaciones más jóvenes, que han hecho suyo este legado y que se movilizan en el esfuerzo contra el racismo y la discriminación, dos de los efectos de la historia de la esclavitud. Finalmente, este pasado nos desafía porque plantea cuestiones sobre temas que hoy en día siguen siendo objeto de debate, tales como reconciliación nacional, respeto al pluralismo cultural, construcción de nuevas identidades y la idea de ciudadanía en un mundo cambiante.

Con motivo del Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y su Abolición, todos estamos invitados a recordar y reflexionar sobre las consecuencias de ese pasado en el presente, en las nuevas necesidades que exige la convivencia en sociedades multiculturales y en la lucha contra las formas contemporáneas de esclavitud de las que millones de personas sigue siendo víctimas hoy en día.


En colaboración con la Fundación Palmares, la UNESCO presenta un gran evento en el marco del Día Internacionaldel Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición:

Publicaciones


Investigadores africanos, europeos, de las américas y el Caribe analizan la historia y el impacto demográfico de la trata negrera y sus consecuencias socioeconómicas, la abolición de la trata y de la esclavitud, así como de lo que aportaron los negros a las américas, especialmente en el área artística y religiosa