La diversidad cultural, un recurso valioso para alcanzar los objetivos de desarrollo

Nuestra diversidad cultural es patrimonio común de la humanidad. Es una fuente de renovación de las ideas y las sociedades que nos permite abrirnos a los demás y concebir nuevas formas de pensar. Esta diversidad es una oportunidad para la paz y el desarrollo sostenible. En la recta final para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la UNESCO reafirma su alegato y su acción en favor del vínculo que une la cultura y el desarrollo sostenible. La resolución aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 2013, en que se reconoce el papel de la cultura como motor y facilitador del desarrollo sostenible, es una invitación para movilizar más aún el potencial de la diversidad cultural.

Irina Bokova, Directora General de la UNESCO


Esta diversidad es un valiosísimo recurso para alcanzar los objetivos de desarrollo, ya se trate de combatir la pobreza, promover la igualdad de género, la educación de calidad o los derechos humanos, y debemos incorporarla plenamente en las estrategias mundiales de desarrollo sostenible.

El Informe sobre la Economía Creativa de las Naciones Unidas, preparado conjuntamente por la UNESCO y el PNUD en 2013, mostró que el crecimiento de la economía creativa era de los más rápidos del mundo. En efecto, el comercio mundial de bienes y servicios creativos alcanzó en 2011 el nivel sin precedentes de 624.000 millones de dólares, dos veces más que en 2002. Nuestra diversidad cultural, que abarca desde la concepción hasta la producción de productos audiovisuales, desde el espectáculo vivo hasta los nuevos medios de comunicación, desde la edición hasta las artes visuales, es una diversidad creadora. Genera empleos e ingresos, lleva consigo identidades y referencias colectivas, y contribuye, de esa forma, en nuestro mundo globalizado, a la cohesión social y a la autoestima.

En esta doble índole, económica y cultural, radica el gran mérito de los bienes y servicios culturales. Es una especificidad que responde a la creciente demanda de políticas más integradas, capaces de incluir al mismo tiempo las dimensiones económicas, sociales y ambientales del desarrollo. La cultura no es una mercancía más, y este principio reconocido en el plano internacional por la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, aprobada en 2005, es el hilo conductor para elaborar estrategias de desarrollo más innovadoras y más sostenibles.

Vivimos en la era de los límites -límites de nuestros recursos, límites de nuestro planeta- y nuestra respuesta debe consistir en liberar el recurso renovable más poderoso con que contamos, la inteligencia y la creatividad humanas. Nuestra diversidad cultural es un estímulo para la creatividad. Invertir en esta creatividad puede transformar a las sociedades. Nos incumbe desarrollar en los jóvenes la educación y las competencias interculturales para mantener viva la diversidad de nuestro mundo y aprender a obrar juntos, en la diversidad de nuestras lenguas, culturas y religiones y generar así el cambio.

Exhorto hoy a todos los Estados Miembros de la UNESCO a que transmitan este mensaje al más alto nivel, a fin de integrar la cultura y la diversidad cultural en la agenda de desarrollo sostenible después de 2015. Hagamos de la cultura una prioridad, ahora mismo.

Mensaje de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova
Descargue el mensaje en formato PDF

¡Síganos!


En asociación con la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas, la UNESCO invita a todos a participar en la campaña "Haz un gesto por la diversidad y la integración"

Participa

  • Cuéntales a tus hijos cuentos tradicionales de tu cultura o de otras que conozcas.

  • Aprende un nuevo idioma con un nativo de ese idioma que viva en tu comunidad y practícalo a menudo conversando con él.

  • Si viajas a otro país, aléjate de lo más turístico, mézclate con la población local y aprende cosas sobre su cultura y su modo de vida.

  • Propón que en tu pueblo o ciudad se organicen festivales sobre las culturas minoritarias que incluyan gastronomía, música, danza, literatura, trajes típicos…

  • Invita a escuelas de música a dar conciertos de músicas multiculturales que combinen lo tradicional con lo moderno.

  • Invita a artistas o escritores que hayan vivido en el extranjero a contar experiencias en las que expliquen la influencia positiva que tuvo esa otra cultura en su propia evolución artística.

  • ¿Eres estudiante? Escríbe o contacta por medio de las redes sociales con jóvenes de entornos geográficos o religiosos distintos para conocer sus experiencias y las diferencias y similitudes entre vosotros dos.