Libertad de Prensa para un Futuro Mejor: Dando Forma a la Agenda de Desarrollo Post-2015

El Día Mundial de la Libertad de Prensa en 2014 enfocará tres temas inter-relacionados: la importancia de los medios de comunicación en el desarrollo; la seguridad de los periodistas y el Estado de Derecho; y la sostenibilidad e integridad del periodismo.

En 2015, los nobles Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) alcanzarán su fecha. Su influencia en dar forma a los flujos de ayuda al desarrollo, y a políticas y prácticas nacionales, ha sido significativa. En su lugar, probablemente se adoptará un nuevo conjunto de objetivos, que están internacionalmente en discusión bajo el tema de la “Agenda de Desarrollo Post-2015”.

Un Panel de Alto Nivel de Personas Eminentes (HLP), copresidido por el Presidente de Indonesia , ha sido reunido por el Secretario General de las Naciones Unidas para hacer recomendaciones en la cuestión.  Su informe contiene recomendaciones en detalle sobre doce objetivos universales para la década después de 2015. El Día Mundial de la Libertad de Prensa de 2014 está previsto para ser una contribución adicional en el trabajo de dar forma a la actual discusión sobre desarrollo después de 2015.

Algunos de los objetivos listados por el HLP están directamente conectados a los ODM actuales, mientras otros son relativamente nuevos. Entre los nuevos objetivos, se destacan los que aseguran la buena gobernanza e instituciones efectivas. En ellos, se destacan en particular la libertad de expresión y los medios, apertura, transparencia y acceso a la información.

Una nueva contribución al debate fue aportada por el Grupo de las Naciones Unidas sobre la Sociedad de la Información (UNGIS).  Este grupo propuso que las TICs sean totalmente reconocidas en la agenda de desarrollo Post-2015 como vehículos centrales para el desarrollo, y ha destacado que “las TICs, en general, y la internet, en particular, tienen un importante papel en asegurar el desarrollo basado en los derechos, especialmente al permitieren un ejercicio más amplio de la libertad de expresión y de prensa, que a su vez son cruciales para combatir la corrupción, garantizar la sensibilidad de género, profundizar la rendición de cuentas y promover el desarrollo socialmente inclusivo”.

Las observaciones del Panel de Alto Nivel y del UNGIS coinciden con las posiciones consolidadas de la UNESCO. Desde su fundación, la UNESCO ha tenido la libertad de expresión y la libertad de los medios en el núcleo de su misión. Su Constitución, adoptada en noviembre de 1945, afirma que los Estados miembros de la UNESCO “fomentar[án] el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas”, y “facilitar[án] la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.

La UNESCO sigue acompañando la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), que establece en su artículo 19: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras”. En la Declaración de Windhoek, de 1991, la UNESCO ha definido que la libertad de prensa abarca la libertad de los medios, el pluralismo y la independencia. En los años siguientes, la importancia de la seguridad de los periodistas y la sensibilidad de género se han tornado elementos integrales en esa conceptualización.

En su reciente 37ª Sesión en noviembre de 2013, la Conferencia General de la UNESCO ha aprobado una resolución que destaca la importancia de promover tres preocupaciones centrales en la Agenda de Desarrollo Post-2015: la libertad de expresión; el acceso universal al conocimiento y su preservación; y medios libres, plurales e independientes, tanto offline como online. La resolución ha descripto eses elementos como indispensables para las florecientes democracias, y para fomentar la participación ciudadana.

Para la UNESCO, la libertad de expresión y su corolario de la libertad de prensa y libertad de la información son derechos fundamentales, y también activadores de muchos objetivos relevantes para la Agenda de Desarrollo Post-2015.  Estos incluyen la buena gobernanza, transparencia y acceso a la información, empoderamiento de mujeres y jóvenes, el fin de la pobreza y la garantía de sociedades estables y pacíficas.
Sin embargo, no es todavía seguro que el completo reconocimiento del significado de los medios tendrá un lugar de destaque en la versión final de la Agenda de Desarrollo Post-2015. Los adeptos de la libertad de prensa en todo el mundo necesitan entender y contribuir al debate, para que sus ideas sean integradas al pensamiento dominante en la conceptualización que se desarrolla sobre el significado del desarrollo y las acciones que se deben adoptar para realizar este objetivo.

La razón por la cual medios libres, plurales e independientes, incluyendo la prensa, la radiodifusión y los medios online, son cruciales para una agenda de desarrollo holística, está en su facilitación de una esfera pública de integración para incluir a los ciudadanos en los procesos de buena gobernanza y desarrollo sostenible. El rol de los medios es vital para que el pluralismo cultural cumpla su papel como un motor del desarrollo, y para que la educación informal generalizada también sea una base para el desarrollo.
En particular, dentro del panorama más amplio de los medios, se reconoce que los medios de noticias – privados, públicos o comunitarios – son particularmente importantes. Ellos ayudan una sociedad a definir el significado del desarrollo, incluso en su relación con los derechos humanos y los valores democráticos. Ellos tienen un impacto en la definición de las agendas y como vehículos por los cuales el público es informado. Además, los medios de noticias, y otros medios que contribuyen al periodismo en la esfera pública, incluso sobre plataformas de medios sociales, actúan como guardianes del pueblo y en el escrutinio de aquellos que están en el poder, exponiendo malas conductas y promoviendo la transparencia.

Desde un punto de vista del desarrollo, la seguridad de los periodistas es fundamental para que se cumplan eses papeles. Sin embargo, hasta fines de noviembre del 2013, se registró el asesinato de 65 periodistas durante el año, de acuerdo con el listado de la UNESCO de periodistas asesinados.  En años anteriores, solo una pequeña fracción de los asesinos fueron llevados a la justicia. La seguridad de los periodistas en una sociedad es un síntoma de la fuerza del Estado de Derecho, que es una realidad vital para cualquier gobierno comprometido con el avance del desarrollo. Como tal, la seguridad periodística constituye un barómetro de la fragilidad o fracaso por parte de un Estado, lo que en general es uno de los más grandes obstáculos al desarrollo.

En este contexto, el Plan de Acción da la ONU sobre la Seguridad de los Periodistas y la Cuestión de la Impunidad, adoptado en 2012 por la Junta de Jefes Ejecutivos del Sistema ONU, es un paso significativo en el camino hacia la Agenda de Desarrollo Post-2015. El Plan reúne la familia ONU, otras organizaciones internacionales, gobiernos nacionales, los medios y la sociedad civil para aunar fuerzas y detener los asesinatos de periodistas y la impunidad que se sigue a los mismos, con el efecto de perpetuar el ciclo. El Plan de Trabajo de la UNESCO sobre la seguridad de los periodistas, adoptado en 2013, trae un impulso adicional. Hasta el presente momento, se ha avanzado en relación a la seguridad de periodistas, y el Día Mundial de la Libertad de Prensa provee una oportunidad de robustecer y expandir los esfuerzos existentes.

Para ser libre, pluralista, independiente y seguro, el desarrollo no necesita solo de periodistas. Él también depende de la sostenibilidad y del profesionalismo del propio periodismo. Como tal, el estado del periodismo en si es una cuestión de desarrollo. “Sostenibilidad”, en este contexto, significa una base institucional viable que permite y protege el periodismo independiente; “profesionalismo” se refiere a los estándares, tales como la verificación y el interés público, que otorgan al periodismo su integridad y lo distinguen de otros usos de la libertad de expresión. El profesionalismo también incluye la capacidad de reportar sobre cuestiones centrales de desarrollo, y no menos sobre otras cuestiones que este trae consigo, incluyendo las cuestiones de marginalización social, pobreza, ciencia y medio ambiente.

En el cambiante panorama actual de los medios, los medios sociales online producen nuevas oportunidades, pero generan también desafíos para los medios tradicionales de noticias. Distinciones ya consolidadas, tales como la distinción entre contenido editorial y publicidad, se están diluyendo. Hay superposiciones entre medios comunitarios y otros sectores de los medios, puesto que todos se tornan cada vez más articulados a los medios sociales y permiten la expresión pública. Hay cuestiones sobre el papel distintivo de los medios de noticias ante a muchos nuevos actores, tanto individuales como institucionales, quienes generan o median contenidos de noticias por fuera de las instituciones tradicionales. Las comunicaciones electrónicas y de datos masivos plantean importantes cuestiones sobre como la privacidad y la ética tienen impacto en la libertad de expresión y en la confidencialidad de las fuentes de los periodistas. El aumento en el acceso público a los medios de comunicación plantea otras cuestiones de accesibilidad, tales como lingüística, género y otras formas de exclusión. Las competencias de alfabetización mediática e informacional se tornan cada vez más significativas, si se espera que el público pueda encontrar, acceder y participar en la integridad de los flujos de información relevantes para el desarrollo y sus debates.

En resumen, el Día Mundial de la Libertad de Prensa de 2014 examina las cuestiones inter-relacionadas del papel de los medios en el desarrollo, correlativo a la necesidad de seguridad para los periodistas, y a cuestiones relacionadas al desarrollo del periodismo en sí.

 

Principio de la página