Medios Libres Contribuyen a la Buena Gobernanza, al Empoderamiento y la Erradicación de la Pobreza

En el informe del Panel de Alto Nivel sobre la Agenda de Desarrollo Post-2015, la buena gobernanza es entendida como la capacidad de una sociedad garantizar el Estado de Derecho, la libre expresión y un gobierno abierto a la rendición de cuentas. A su vez, la libertad de expresión es un pilar esencial de la gobernanza de modo más amplio, porque ese derecho permite que el mayor número posible de ciudadanos contribuya, y también monitoree e implemente, las decisiones públicas sobre desarrollo. La importancia de la libertad de prensa para la promoción de la buena gobernanza está subrayada por el creciente número de personas que tienen acceso a un dominio expandido de plataformas de medios. Como ha percibido un estudio: “La libertad de prensa y la buena gobernanza no son mutuamente exclusivas. Se soportan una a la otra, mientras promueven el desarrollo económico y humano de un país”.  
En particular, es importante tener medios de noticias libres, plurales e independientes en todas las plataformas, para facilitar la buena gobernanza y la transparencia. Dentro de ese panorama ampliamente extendido de los medios, los medios de noticias siguen siendo conductores centrales para las actuales evaluaciones públicas de las actividades del gobierno y de otras instituciones que tienen un impacto sobre el desarrollo. El periodismo es el acto de reunir información y opiniones hacia el interior de la arena pública. Él proporciona una plataforma para discusión de una amplia gama de cuestiones internas del desarrollo, tales como medio ambiente, ciencia, género, juventud, paz, pobreza y participación. Es solo cuando los periodistas están libres para monitorear, investigar y criticar las políticas y acciones de una sociedad que se puede consolidar la buena gobernanza.

En la gobernanza, la transparencia es una cuestión de grande relevancia para el desarrollo, que incluye el papel de los medios de noticias. La falta de transparencia, en última instancia, alimenta a la corrupción, que a su vez es una de las cuestiones más duras que los Estados deben enfrentar en el proceso del desarrollo. El periodismo investigativo independiente es un aliado de los gobiernos abiertos, contribuyendo a su vez a la efectividad, y, por lo tanto, a la legitimidad de los procesos de desarrollo. También es significativo señalar que estudios han mostrado que altas tasas de corrupción están frecuentemente relacionadas a bajos niveles de libertad de prensa.  En las palabras del ganador del Premio Nobel, Amartya Sen, “… en la terrible historia de hambrunas en el mundo, no hay ocurrido una hambruna sustancial en cualquier país independiente y democrático con una prensa relativamente libre”.

Una sociedad que garantiza el acceso a documentos públicos y a los procesos decisorios está en condición de traer los conflictos de interés a la luz y empoderar a los ciudadanos con información sobre los procesos del desarrollo. Eso es ampliamente soportado por una fuerte ley de derecho a la información, que permite que la ciudadanía, incluyendo los medios de noticias, obtenga fácil acceso a la información en el dominio público de modo rápido, libre y pronto. Las leyes de Libertad de la Información están aumentando en todo el mundo, pero carecen de una implementación mejorada para que puedan contribuir al desarrollo.

La reforma de leyes de los medios y sobre difamación es un paso necesario en la dirección de la buena gobernanza y del desarrollo. Leyes sobre insulto y leyes sobre difamación continúan desproporcionadas en relación a los estándares internacionales sobre los límites legítimos de la libertad de expresión. Tales leyes restrictivas protegen artificialmente los funcionarios públicos del escrutinio por los medios o por el público. También tienen un efecto escalofriante sobre la libertad de expresión y paralizan a la buena gobernanza en el largo plazo. La rigurosa descriminalización de las leyes sobre difamación es necesaria en cualquier proceso de reforma regulatoria que busque dar forma al desarrollo permitiendo el debate crítico. De modo similar, muchas leyes de los medios basadas en leyes arcaicas de eras coloniales o dictatoriales se han tornado incompatibles con la participación pública para la próxima década de desarrollo.

Los medios de noticias libres, pluralistas e independientes también contribuyen al empoderamiento, entendido como un proceso social, económico y político que resulta naturalmente de la mayor capacidad del público acceder y contribuir a la información creíble representando una pluralidad de opiniones, hechos e ideas. Ese es un enfoque centrado en las personas, con especial relevancia para las mujeres, los jóvenes y los marginalizados como actores en la agenda de desarrollo.

El informe del Panel de Alto Nivel también defiende que las personas deben estar “en el centro de una nueva alianza global”. Para hacerlo, las personas deben ser empoderadas con la libertad para expresar sus visiones y participar en las decisiones que afectan a sus vidas sin miedo. Ellas necesitan tener acceso a informaciones plurales y a medios independientes, así como una capacidad mejorada de participación social en los medios y en la práctica de trabajar con múltiples fuentes. De esta forma, los gobiernos, las empresas, las organizaciones de la sociedad civil y los círculos académicos podrán entender, interactuar y atender a las necesidades de los ciudadanos de muchas maneras.

Uno de los actuales Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) es la reducción de la pobreza, y mientras se camina en esa dirección, tal objetivo seguirá siendo una prioridad central en la agenda de desarrollo post-2015. La pobreza es más que la simple falta de recursos; ella es la falta de empoderamiento. Un paso importante en la realización de esa meta de desarrollo es tornar la información confiable y de calidad disponible a los pobres, proporcionándoles plataformas para la expresión pública. Eso se aplica especialmente a dos grupos que son generalmente impactados por la pobreza: las mujeres y los jóvenes.

Empoderar a las mujeres. Una de las recomendaciones del HLP incluye alcanzar la igualdad de género y eliminar la violencia contra las mujeres. Considerando el menor número de mujeres en los medios en la mayoría de las sociedades, y las presiones especiales que ellas enfrentan frecuentemente, hay mucho que hacer para promover la equidad de género en la vida profesional. La Alianza Mundial entre Género y Medios de la UNESCO, lanzada en Bangkok en diciembre de 2013, es un paso significativo en este sentido.

Empoderar a los jóvenes. La juventud es frecuentemente el primer adaptador de las tecnologías, lo que incluye las tecnologías de información y comunicación (TICs). El uso de las TICs por la juventud ha sido un elemento crucial en el movimiento político global, del movimiento Reformasi a fines de los años 1990 al movimiento reciente de la Primavera Árabe. Hay una necesidad de asegurar que las voces de la juventud, empoderadas por la Alfabetización Mediática e Informacional, sean escuchadas en los debates sobre desarrollo. 

El Día Mundial de la Libertad de Prensa 2014 es un momento oportuno para profundizar los entendimientos sobre los medios y la Agenda de Desarrollo Post-2015.

Principio de la página