Sostenibilidad y profesionalismo del periodismo como parte del desarrollo

Para que medios libres, pluralistas e independientes cumplan totalmente su papel en el desarrollo, ellos necesitan proporcionar una plataforma para el periodismo sostenible, profesional y creíble. Los medios privados se apoyan en el crecimiento del mercado para existir y crecer, y eso ha sido impedido en muchos lugares por la crisis económica tras las crisis financieras que empezaron en 2007.

Los medios de servicio público, que tienen más autonomía en relación a contenidos dirigidos al mercado, han descubierto que los gobiernos centrales están más reacios en financiarlos, a pesar de su papel en el desarrollo. Los medios comunitarios siguen siendo particularmente importantes para empoderar grupos marginalizados, incluyendo comunidades indígenas o rurales, y permiten la “participación de base”, lo que propicia a las personas establecer sus propias prioridades y desarrollar soluciones a la medida para problemas locales. Sin embargo, la base de negocios de los medios comunitarios sigue siendo precaria en muchos lugares, en parte debido a regímenes regulatorios inadecuados y al insuficiente reconocimiento, entre donadores, de su valor para el desarrollo. La UNESCO está consciente de que son estas comunidades más afectadas por la pobreza que tienen las menores condiciones de compartir y obtener información. Como consecuencia, ellas quedan excluidas del debate público y se tornan incapaces de influenciar decisiones que tienen un profundo efecto en sus vidas diarias. Eso está claro en relación a los servicios básicos: por ejemplo, una sociedad saludable depende de la información relacionada al agua limpia y saneamiento, vacunas, medio ambiente, etc. Sin medios sostenibles en los sectores mediáticos privados, públicos y comunitarios, es probable que su status marginal persista.

Todos los medios de noticias actualmente – públicos, privados o comunitarios – están enfrentando desafíos sobre cómo tratar con nuevos actores que generan contenidos de noticias para el público, como los blogueros, ONGs, empresas privadas y entidades estatales. En muchos casos, los medios tradicionales están luchando con cuestiones que surgen a partir de su propia entrada en el universo de medios online en general. Su nueva relación con el público por los teléfonos celulares y los medios sociales online ha implicado en la superposición entre los medios comunitarios y los medios privados y comerciales, pues todos los sectores permiten cada vez más la participación pública. Muchos de los medios de noticias también enfrentan desafíos in su producción y circulación del periodismo, a la medida que ellos son afectados por cambios en las plataformas de publicidad. Todos eses factores tienen impactos sobre la sostenibilidad y la calidad y el papel del periodismo en sus relaciones con el desarrollo.

El profesionalismo del periodismo se muestra en la observancia de estándares como la verificación del contenido de noticias, la confidencialidad de las fuentes, imparcialidad, e interés público. Tal integridad ha sido cuestionada de diversas maneras. En muchos casos, se están borrando las fronteras entre el contenido editorial y la publicidad. El ecosistema ampliado de contribuidores a los contenidos de noticias incluye actores que no entienden o no adhieren al profesionalismo periodístico, pero eso también ocurre en lugares donde ellos ni siempre cuentan con las mismas protecciones que los periodistas tradicionales. El ascenso de intermediarios de internet con el potencial de impactar sobre la libertad de expresión ha producido un nuevo conjunto de guardianes, muchos de los cuales no son familiares con este papel, o no están preparados para hacerlo. El balance entre el derecho a la libre expresión y otros derechos tales como la privacidad, la reputación y la seguridad, es una tarea emergente y todavía inmadura – en particular en relación a internet. Los debates sobre autorregulación versus privatización de la censura por intermediarios del internet están todavía en fase embrionaria. Los estándares legales para límites a la libertad de expresión, en todas las plataformas, frecuentemente continúan no-alineados a los principios internacionales, que exigen la transparencia, la proporcionalidad y el adecuado propósito para ser legítimos. La relevancia de la ética periodística, por ejemplo en la verificación y la imparcialidad, es una cuestión en este dominio. Las formas de alfabetización periodística en la cobertura de cuestiones complejas del desarrollo, desde el trabajo de informar con sensibilidad de género a la cobertura del cambio climático, son frecuentemente inadecuadas.

Mientras tanto, el acceso extendido a plataformas de los medios genera cuestiones en los temas más amplios de la accesibilidad, tales como la división de la banda ancha, y las divisiones de género, vida rural y lengua. En un contexto de información en expansión, la integridad del periodismo también depende de las competencias de alfabetización mediática e informacional. Los participantes de los medios necesitan cada vez más estar equipados para encontrar, evaluar y participar de la información en debates sobre desarrollo.

Todo esto tiene implicaciones para el desarrollo de los medios como parte del desarrollo más amplio. En resumen, la sostenibilidad y el profesionalismo del periodismo, y la alfabetización de sus productores y consumidores merecen atención en el Día Mundial de la Libertad de Prensa 2014.

Principio de la página