Día Mundial de la Libertad de Prensa 2003

“Impunidad”

Según las organizaciones profesionales, de los 523 periodistas asesinados entre 1992 y 2002, 374 fueron asesinados intencionalmente: 128 a causa de sus opiniones políticas, 67 por haber sacado a la luz casos de corrupción y 179 se encontraban en zonas en situación de conflicto y fueron asesinados pese a haberse identificado como periodistas. 

Lamentablemente, en el ejercicio de su profesión, los periodistas pueden ser objeto de acoso, encarcelamiento, agresiones e incluso asesinato. Aparte del sufrimiento de la víctima, tales abusos acarrean también un grave menoscabo de la libertad de expresión, con todo lo que ello implica de limitación del disfrute de libertades y derechos en la sociedad en su conjunto. Y es que, cuando un periodista se ve expuesto a actos de violencia, intimidación o detención arbitraria debido a su compromiso para con la transmisión de la verdad, todos los ciudadanos ven arrebatado su derecho a expresarse y actuar según su propia conciencia.

Resulta sumamente triste e inquietante el hecho de que la mayoría de los crímenes perpetrados contra los periodistas queden impunes. La impunidad no constituye sólo una violación del derecho a la libertad de expresión, sino también una negación del derecho a la verdad, tanto para la víctima o personas allegadas a la misma como para la sociedad en su conjunto. Allí donde reina la impunidad, se anuncia el fin de la libertad, la seguridad y el Estado de derecho.
 

Principio de la página