El derecho a saber y el periodismo en una era digital

Las tecnologías de la información y la comunicación han modificado sustancialmente el panorama de los medios de comunicación y la circulación de la información en general. Esas tecnologías ofrecen a los poderes públicos un medio para facilitar la libertad de información, por ejemplo mediante la divulgación de información y atendiendo las solicitudes de información mediante los dispositivos de gobierno electrónico.

Las tecnologías de la información y la comunicación entrañan por otra parte el riesgo de marginar aún más a quienes carecen de acceso a la tecnología o a capacidades técnicas. Esto subraya por lo tanto la necesidad de salvar la brecha digital y del conocimiento, asegurar que no contribuyen a aumentar las desigualdades sino que fomentan la potenciación y la participación de los ciudadanos, el desarrollo humano y social, la transparencia y la rendición de cuentas, además de la eficacia del gobierno. Por otra parte, las tecnologías de la información y la comunicación han aumentado notablemente la capacidad de vigilancia de las autoridades, lo que plantea nuevas preocupaciones sobre la dificultad de garantizar la protección de las fuentes confidenciales de los periodistas, así como también la capacidad de acopio y tratamiento de información personal.

Se ha debatido mucho acerca del impacto de las tecnologías de la información y la comunicación sobre la configuración y la dinámica del entorno de medios de comunicación. En primer lugar, conllevan la posibilidad de llegar a más personas, de informarlas, de promover y canalizar su participación. Además, las tecnologías de la información y la comunicación pueden facilitar la cobertura de una amplia gama de temas, la representación de una mayor variedad de puntos de vista, un nivel sin precedente de participación de personas comunes y corrientes en la producción de noticias, y formas innovadoras de interacción entre ellas y los medios de comunicación, así como una mayor transparencia y responsabilidad. Pese a estas nuevas posibilidades, algunos planteamientos hacen hincapié en las amenazas que presenta el avance de esas tecnologías y los nuevos medios, los más pesimistas de los cuales llegan a pronosticar la desaparición del periodismo. A este respecto, entre otras cuestiones frecuentemente mencionadas se cuentan el desplome de los modelos tradicionales de negocios, la merma de los ingresos de la publicidad y crecientes presiones económicas, así como preocupaciones por el exceso de información y la regresión de la precisión, el profesionalismo y la calidad de los reportajes.

 

Elementos para la reflexión:

  • ¿Cómo puede abordarse la brecha digital y del conocimiento, para asegurar que las tecnologías de la información y la comunicación faciliten la libertad de información y sus beneficios en términos de potenciación, transparencia y responsabilidad pública?
  • ¿Las oportunidades que las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen a la prensa son superiores a las amenazas? ¿Cómo pueden los medios de comunicación aprovechar las primeras y responder a estas últimas?
  • ¿Cómo asegurar hoy en día la protección de las fuentes de los periodistas, habida cuenta del contexto de creciente vigilancia facilitada por las tecnologías de la información y la comunicación?
  • ¿Cómo se pueden equilibrar adecuadamente la necesaria transparencia y apertura de los poderes públicos con la protección de información ?
  • ¿Cuáles son las oportunidades y los riesgos que representan las tecnologías de la información y la comunicación para la protección del derecho a la vida privada?
Principio de la página