Nuevas barreras: bloqueo en línea, censura, vigilancia, seguridad de los periodistas y los “bloggers”

Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), casi dos mil millones de personas (algo menos de la cuarta parte de la población mundial) utilizan Internet. Su llegada ha modificado sustancialmente el panorama de los medios de comunicación de masas y la circulación de la información. Gracias a las posibilidades de participación que ofrece, Internet ha abierto nuevos horizontes a la libertad de expresión, y es muy probable que esta tendencia siga acentuándose.

Uno de los usos más difundidos de Internet son los blogs. Su número en el mundo aumentó de 22 millones en 2005 a más de 100 millones en 2010. Entre las características más distintivas de los blogs se cuentan su índole descentralizada y la velocidad a la que se difunde la información. A falta de formas institucionalizadas de control, como editores o normas profesionales preestablecidas, los “bloggers” pueden publicar la información muy rápidamente. Además, como están descentralizados, a veces están en mejores condiciones que las grandes agencias de prensa de informar en forma directa acerca de eventos locales.

Los “bloggers” también afrontan algunos de los riesgos y amenazas que se presentan a los periodistas profesionales, como lo demuestran claramente las detenciones de que han  sido objeto, la filtración de los contenidos y la desconexión de los usuarios. El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) descubrió que en 2008, por primera vez, se había encarcelado a más “reporteros en línea”, tales como “bloggers”, que a periodistas tradicionales de los medios de comunicación. A medida que los “bloggers” individuales o independientes se van convirtiendo en proveedores de los medios informativos, será preciso proteger a los que asuman las mismas responsabilidades y los mismos riesgos que los periodistas profesionales.

Al mismo tiempo, el crecimiento de Internet también ha aumentado considerablemente la capacidad de vigilancia de las autoridades, suscitando nuevas amenazas para los medios informativos profesionales y los ciudadanos, y preocupaciones acerca de la dificultad de garantizar una circulación libre y sin obstáculos de la información. Los populares sitios de redes sociales y de microblogs, que dan voz a los usuarios comunes, pueden también ser utilizados por las autoridades para identificar, localizar e incluso detener a ciudadanos. Como lo indicó un informe de 2010 encargado por la UNESCO, Freedom of Connection—Freedom of Expression: The Changing Legal and Regulatory Ecology Shaping the Internet [Libertad de conexión – Libertad de expresión: evolución del contexto jurídico y reglamentario de Internet], el creciente acceso a la información en el ciberespacio permite que la censura y la filtración, que van en aumento, puedan ser llevadas a cabo no solamente por las autoridades sino también entidades privadas.

La capacidad de entidades poderosas, tanto gubernamentales como no gubernamentales, para utilizar plataformas digitales en desmedro de la prensa libre también tiene consecuencias para el periodismo de investigación. Esta actividad, que durante mucho tiempo fue el modelo de la función de vigilancia del cuarto poder, normalmente goza de una sólida protección, especialmente en los mercados maduros de medios de comunicación de masas. Es un poderoso instrumento para contener cualquier intento de ocultar la verdad, revelando asuntos que han sido disimulados sea deliberadamente por obra de alguien que detenta algún poder, o accidentalmente, tras una masa caótica de hechos y circunstancias, y exponiéndolos al público. De este modo, el periodismo de investigación aporta una contribución capital a la libertad de expresión y de información. ¿El periodismo de investigación prosperará o será menoscabado por la profusión de medios digitales?

 

Elementos para la reflexión:

  • ¿Cómo utilizan los gobiernos las herramientas digitales para perseguir y detener o silenciar a los “bloggers”?
  • ¿Cómo pueden los ciudadanos-reporteros protegerse y eludir la censura y la vigilancia?
  • ¿Cómo se dedican las organizaciones a la defensa y protección de los periodistas y la libertad de expresión afectados por el auge de los medios de comunicación digitales? ¿Actúan de modo diferente del modo en que hacían hace 20 años?
  • En todo el mundo, los periodistas siguen siendo víctimas de ataques, asesinatos y encarcelamiento. ¿Cuál es la tendencia?
  • Muchos países tienen leyes penales contra los libelos e insultos. ¿Se las utiliza para perseguir a periodistas profesionales y ciudadanos? ¿Inducen la autocensura en las organizaciones?
Principio de la página