La libertad de medios de comunicación tiene el poder para transformar a las sociedades

Los medios de comunicación libres transforman a las sociedades ya que proporcionan informaciones que iluminan el proceso de toma de decisiones. Así, se otorga a los individuos el poder de decidir sobre sus destinos. En semejante contexto, la libertad de medios de comunicación desempeña un papel crucial en la transformación de la sociedad al restructurar sus aspectos político, económico y social. Es por ello que la UNESCO promueve la libertad, en calidad de agencia especializada de Naciones Unidas provista de un mandato con miras a defender y fomentar la libertad de expresión así como su corolario, la libertad de prensa.

El detonante de esta ola de revolución fue la inmolación de un vendedor de frutas ambulante en Túnez que se quemó a lo bonzo después de que las autoridades le confiscaran su carreta y lo humillaran en público. Esta singular imagen de un acto desesperado de un ciudadano común, que se propagó como un virus gracias a la tecnología móvil y las redes sociales, vaticinaron un comienzo extraordinario para la nueva década. Las censuras, opresiones y restricciones llevadas a cabo durante años se vinieron abajo junto con la caída de las exautoridades tunecinas. Túnez demostró el poder transformativo que resulta de la unión entre las redes sociales, las conexiones móviles, la televisión vía satélite y el deseo profundo de darle un giro copernicano a la situación social, económica y política. Siguió un efecto dominó que llegó hasta la plaza Tahrir en Egipto, a la ciudad de Bengasi, en Libia, así como a otras zonas en la región. La acción juvenil, entre cuyas herramientas se encontraban las redes sociales, fue decisiva durante el movimiento.

De manera similar, el uso de las redes sociales, las TIC y la televisión vía satélite en Egipto también ha tenido un papel revolucionario en los procesos políticos y democráticos. De hecho, el movimiento de protesta en contra de las autoridades egipcias se aceleró gracias al uso de los sitios de redes sociales y, específicamente, a través de los teléfonos celulares. Así lo ilustra la acción emprendida por un joven egipcio llamado Wael Ghonim, quien organizó la campaña en Facebook con el lema “Todos somos Khaled Said”, refiriéndose a un egipcio de 28 años arrestado seis meses antes y asesinado a golpes durante su detención. Esta campaña en Facebook atrajo una avalancha de simpatizantes en línea, que pasaron de varios miles de cibernautas a más de un millón. Así, esta red social se ha convertido en uno de los lugares de encuentro para denunciar las vejaciones y actos violentos del Gobierno.

Desde los países atribulados por problemas económicos hasta los países en desarrollo ansiosos de un cambio, la gente, y en especial la gente joven, encontró una voz allí donde antes no existía. Allí donde sus voces habían sido extinguidas e ignoradas, surgieron nuevas voces, más fuertes, más poderosas y que usan las herramientas de comunicación. El movimiento “Occupy”, que se ha propagado por toda América del Norte y Europa, saca sus fuerzas de su propia ideología, de su presencia al ocupar lugares físicos y de su protagonismo en diferentes redes sociales. De esta manera, la libertad de medios de comunicación ha amplificado y multiplicado las voces. A medida que crece la libertad, las enérgicas voces individuales se reúnen y los llamados a la transformación social y al cambio político positivo se convierten en una fuerza imparable.

Elementos para la reflexión:

  • ¿Cuáles son las mejores formas de hacer participar a la juventud en una promoción más amplia de la libertad de expresión?
  • ¿Cómo puede utilizarse la libertad de expresión para mejorar el desarrollo democrático de un país?
  • ¿Cómo pueden los Gobiernos utilizar los nuevos medios para garantizar mejor los derechos de los ciudadanos a la información?
  • ¿Cuál son los valores añadidos de las redes sociales y cómo contribuyen al debate público?
  • ¿Qué podemos hacer para capturar y mantener los logros en materia de libertad de expresión, creados por las redes sociales, y de manera más amplia, por Internet?
Principio de la página