Mensaje del Director General de la UNESCO

Mensaje del Sr. Koichiro Matsuura, Director General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa (3 de mayo de 2009)

El Día Mundial de la Libertad de Prensa nos brinda cada año la oportunidad de afirmar la importancia de la libertad de expresión y la libertad de prensa, que son derechos humanos fundamentales consagrados en el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa 2009, la UNESCO pone de relieve las posibilidades que ofrecen los medios de comunicación para fomentar el diálogo, el entendimiento mutuo y la reconciliación.

En el mundo contemporáneo, donde los factores que impulsan la mundialización han acelerado las interacciones entre los pueblos, es fundamental lograr que éstos se comuniquen por encima de sus diferencias culturales. Los medios de comunicación pueden ser árbitros a este respecto y tienen una importante función que desempeñar para alentar y facilitar esa comunicación y ofrecer una tribuna abierta que propicie el debate entre todos los sectores de la sociedad.

Respetar las diferencias culturales pero preservar al mismo tiempo la libertad de expresión: ambas exigencias plantearán siempre conflictos que serán objeto de debate y negociación en toda democracia. Para la UNESCO, toda persona tiene derecho a expresarse con franqueza e incluso sin miramientos, con tal de que no pretenda incitar a la discriminación, la hostilidad o la violencia. Ante eventuales tentativas de restringir el derecho a la libertad de expresión, deberá tenerse presente ese principio.

Para fomentar a largo plazo una cultura mediática que propicie la consolidación de la paz se han de fortalecer los principios y prácticas de los medios de comunicación libres y profesionales. Los medios de comunicación entusiastas, independientes, pluralistas, integradores e imparciales, libres desde el punto de vista de la redacción y ajenos a la censura y la influencia de los propietarios o empresas son los únicos que pueden contribuir al diálogo y la reconciliación, pese a todas las diferencias.

Al poner en entredicho las actitudes y los estereotipos imperantes acerca de otras culturas, religiones y pueblos, los medios de comunicación también pueden ayudar a combatir la ignorancia que genera desconfianza y recelo, promoviendo así la tolerancia, y esa aceptación de la diferencia que valora la diversidad como una oportunidad para el entendimiento.

Habrá que redoblar los esfuerzos para crear medios de comunicación que sean críticos con los supuestos arraigados en el pasado, pero tolerantes con otros posibles puntos de vista, que faciliten información útil para que la gente tome decisiones informadas, que integren las posturas antagónicas en una historia común de interdependencia y que respondan a la diversidad mediante el diálogo.

En este Día Mundial de la Libertad de Prensa 2009 se ha de asumir un compromiso colectivo para impulsar la libertad de prensa y la libertad de expresión en el mundo entero. Se dispone de los principios y los marcos necesarios para evaluar las acciones propias y ajenas. La plena aplicación de esos principios exige la colaboración de todos. Una prensa libre no es un lujo que pueda esperar hasta que lleguen épocas más pacíficas: forma parte del propio proceso a través del cual esa paz podría lograrse.


Koichiro Matsuura

Principio de la página