Autonomía y capacidad de decisión de la ciudadanía: medios de comunicación, diálogo y educación

Los medios de comunicación transmiten una gran variedad de puntos de vista y múltiples voces, permitiendo así el ejercicio de la ciudadanía, por ejemplo mediante la participación, la crítica y la votación. Los ciudadanos informados pueden participar mejor y más activamente en los procesos de adopción de decisiones en sus sociedades.

Los medios de comunicación independientes y pluralistas estimulan una autonomía permanente manteniendo a los ciudadanos informados y facilitando la circulación de contenidos que educan. Educar por conducto de los medios de comunicación es una importante manera de desarrollar útiles capacidades que ayudarán a terminar con la violencia y a eliminar formas de discriminación como el sexismo y el racismo. Lo que es más importante aún, los medios de comunicación estimulan la adquisición de conocimientos cívicos y facilitan el debate relativo a los temas de actualidad.

Es importante desarrollar la educación sobre medios de comunicación e información trabajando con los maestros y los profesionales que intervienen en ese campo. La educación en materia de medios de comunicación e información facilita la comprensión crítica de los mismos, y promueve la capacidad para descodificar, comprender, comunicar y crear productos de información. También activa el compromiso de la gente y es un catalizador de un diálogo abierto y fundamentado. Las iniciativas locales, por ejemplo las radios comunitarias, fomentan la autonomía de grupos a menudo marginados y alientan la participación de la mayoría de los ciudadanos en la vida pública. En este contexto, la radio todavía es un importante instrumento de información y educación. De forma poco onerosa, alienta la diversificación del contenido de los medios, el acceso y la representación de diversos grupos e intereses societales, y refuerza las posibilidades de un diálogo abierto en el plano local.

Los nuevos medios de comunicación de masas y las tecnologías de la información y la comunicación intervienen como nunca antes en las cuestiones de educación y ejercicio de la ciudadanía. Esas tecnologías tienen un fuerte potencial para formar y educar a comunidades que tienen poco o ningún acceso a la educación formal. Los centros comunitarios multimedia son un ejemplo de la manera en que los medios de comunicación pueden  ser un centro distribuidor de conocimientos y aprendizaje. Si bien Internet brinda una oportunidad para la adquisición de la autonomía y la integración digital, la difusión de información y conocimientos solo dará frutos si la gran mayoría de la población tiene acceso a esas tecnologías. La brecha digital y del conocimiento contribuye a acentuar la desigualdad y debemos hallar las maneras de salvar esas distancias a fin de lograr que el desarrollo humano y social conduzca a la eliminación de la pobreza.

El aspecto básico del papel que cumplen los medios de comunicación en la potenciación y el ejercicio de la ciudadanía es la comprensión de que la libertad de prensa no consiste solamente en la libertad de los periodistas para informar y comentar, sino que está íntimamente relacionada con el derecho del público al libre acceso a la información y el conocimiento, y a intervenir activamente en la vida política.

Principio de la página