Declaración de Dakar

Medios de comunicación y buen gobierno

Nosotros, los participantes en la Conferencia patrocinada por la UNESCO en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, reunidos en Dakar (Senegal) del 1º al 3 de mayo de 2005:

Recordando el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, según el cual: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”,

Recordando asimismo los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, que propugnan un planteamiento del desarrollo basado en los derechos humanos, en el que la participación y transparencia en la adopción de decisiones, el fomento de la autonomía y la rendición de cuentas desempeñan un papel esencial,

Reafirmando la Declaración de Windhoek del 3 de mayo de 1991, en la que se definieron los principios de unos medios de comunicación independientes y pluralistas, declaración hecha suya por la Conferencia General de la UNESCO en 1991,

Reafirmando las declaraciones de Almaty, Santiago, Sana’a y Sofía, así como la Plataforma de Acción de Toronto y la Carta africana de radiodifusión, que tradujeron los principios de la Declaración de Windhoek en llamamientos a una acción concreta,

Tomando nota de que una mayor participación de los ciudadanos en los procesos democráticos, el imperio de la ley, la lucha contra la corrupción, el respeto de la separación de los poderes y la independencia del poder judicial, la transparencia, la rendición de cuentas, el acceso a la información, la reducción de la pobreza y los derechos humanos son elementos fundamentales del buen gobierno,

Destacando que la existencia de medios de comunicación independientes y pluralistas es esencial para garantizar la transparencia, la rendición de cuentas y la participación, como elementos fundamentales del buen gobierno y de un desarrollo basado en los derechos humanos,

Subrayando que el libre acceso a la información que obra en poder de las entidades públicas es un componente esencial del buen gobierno,

Subrayando también que el respeto de los principios de buen gobierno es esencial para reducir la pobreza en el mundo entero,

Rindiendo homenaje a los periodistas y otros profesionales de los medios de comunicación que, en defensa de la democracia, se exponen a la muerte, la prisión u otras formas de acoso,

Pedimos al Director General de la UNESCO que comunique la presente

Declaración a la Conferencia General de la UNESCO para su aprobación; e

Instamos a los Estados Miembros a:

Velar por que en sus actividades los organismos estatales respeten los principios de transparencia, rendición de cuentas y acceso público a la información;

Respetar la función de los medios de información como factor esencial del buen gobierno, fundamental para reforzar la transparencia y la rendición de cuentas en los procesos de toma de decisiones, y a transmitir los principios de buen gobierno a los ciudadanos;

Crear un entorno propicio, en el que pueda florecer un sector de los medios de comunicación independiente, sostenible, pluralista y profesional;

Transformar los medios de comunicación del Estado y del Gobierno en medios de comunicación de servicio público y a garantizar su independencia editorial y financiera;

Garantizar la independencia de la radiodifusión respecto a los organismos reguladores, así como el papel de estos últimos en la promoción de la diversidad de los medios, incluso por conducto de medios de comunicación comunitarios;

Prever amplias garantías jurídicas para el derecho de acceso a la información, reconociendo el derecho de acceso a la información que obra en poder de todos los organismos públicos y exigiendo a estos últimos que difundan la que corresponda a categorías esenciales y adopten sistemas eficaces de archivo de documentos, y a velar por una aplicación adecuada de dichas garantías en la práctica;

Fomentar el amplio conocimiento por parte del público, de la legislación y las políticas relacionadas con el acceso a la información de que obra en poder de los organismos públicos;

Ceñirse al principio de que los órganos legislativos deben estar abiertos al público;

Respaldar una amplia participación pública en los procesos de gobierno, entre otras cosas por medio de las TIC y el gobierno electrónico;

Ayudar a los medios de información en la cobertura profesional de las elecciones, proporcionando oportunamente a los periodistas información completa y garantizando a los partidos políticos un acceso justo a los medios de comunicación durante todo el proceso electoral;

Derogar leyes penales sobre la difamación y las que brinden protección especial a agentes e instituciones del Estado;

Tomar medidas para acabar con los asesinatos, los ataques, el acoso, la detención y la encarcelación de periodistas, los que investigan sobre casos de corrupción, a hacer todo lo posible para llevar a los responsables ante la justicia;

Garantizar el derecho de los periodistas a proteger sus fuentes confidenciales de información;

Tomar colectiva e individualmente, medidas eficaces para pedir cuentas a los gobiernos que reprimen activamente a los medios de comunicación;

Instamos a los medios de comunicación y las asociaciones de profesionales a:

Comprometerse a informar de manera imparcial y profesional, y a poner en marcha mecanismos para promover el periodismo profesional;

Comprometerse a sensibilizar al público sobre la corrupción, las violaciones de los derechos humanos y otros abusos de poder, y a investigar estos casos y a informar sobre ellos de manera imparcial y profesional;

Respaldar a los organismos independientes que vigilan las amenazas contra la libertad de prensa y las violaciones de ésta;

Participar en programas en curso de formación de periodistas, a fin de consolidar normas profesionales y éticas;

Velar por la transparencia en materia de propiedad, promover la sostenibilidad económica de los medios de comunicación y facilitar la independencia de los periodistas, mediante mejores condiciones laborales y sueldos decentes;

Profundizar en la función informativa que cumplen para promover un gobierno participativo explicando los procesos de formulación de políticas gubernamentales y públicas, y procediendo a un seguimiento del desempeño del gobierno;

Hacer hincapié en la seguridad de los periodistas, comprendida la formación en materia de seguridad, y prever seguros contra riesgos;

Instamos a la UNESCO a:

Sensibilizar a los gobiernos, los legisladores y las instituciones públicas sobre la importancia de la libertad de expresión, en particular la libertad de tener acceso a la información, así como de producirla y compartirla;

Promover la adopción de una legislación nacional sobre el acceso a la información y a establecer principios internacionales al respecto;

Adoptar una política propia que dé acceso a la información que obra en su poder;

Fomentar el papel de los medios de comunicación como tribunas de diálogo en un marco de gobernanza democrática, alentando el periodismo independiente y analítico;

Comunicar la presente Declaración a otras organizaciones internacionales y regionales, a fin de que la examinen;

Utilizar la presente Declaración como referencia para las actividades de la Organización en este ámbito.

 

Principio de la página