La función de la radio en la asistencia humanitaria

© UNESCO - Presentation of a radio-in-a-Box during the World Press Freedom Day 2010 in Brisbane, Australia.

La “caja radial” es una estación integrada de radiodifusión móvil que puede ser utilizada para radiodifundir en zonas de desastre, dar respuestas de emergencia y llevar a cabo radiodifusiones comunitarias. El aparato ha sido diseñado por la Asia-Pacific Broadcasting Union (la unión de radiodifusión de Asia y el Pacífico) con el apoyo de la UNESCO.

La “caja radial”, un sistema de radiodifusión móvil integrado basado en tecnologías digitales, logra satisfacer las tan esperadas exigencias de los radiodifusores que trabajan en la radiodifusión comunitaria para la acción en casos de desastre y emergencia. Este dispositivo es ideal en las zonas de desastre cuyas infraestructuras para la radiodifusión han sido destruidas, ya que puede estar operativo tan solo dos horas después de declararse la situación de emergencia. La “caja radial” puede utilizarse como una plataforma de radio comunitaria capaz de integrarse a las operaciones de rescate, que serviría tanto para desmentir rumores como para compartir experiencias y emociones así como aliviar el estrés postraumático. Dicho dispositivo hace maravillas para aquellos que viven en tiendas de campaña. En la situación postsunami en Indonesia, se repartieron dos mil radios solares o de cuerda durante la distribución de agua y comida, las cuales fueron de gran ayuda psicológica para las personas traumatizadas. De la misma manera, en Haití se despliegan las “cajas radiales”  en el marco de las iniciativas posdesastre.

La “caja” mide alrededor de 55 cm de largo por 50 cm de ancho y está provista de un ordenador portátil, un mezclador, un reproductor de DVD y un transmisor de frecuencia modulada de treinta vatios. La “caja” sirve para crear programas radiales a partir de una grabadora digital portátil, entradas de micrófono u otros materiales pregrabados. También puede organizar listas de música para su reproducción automática y llevar a cabo radiodifusiones a través de su transmisor incorporado de frecuencia modulada. 

Con el apoyo de la UNESCO, las cajas radiales ya están desplegadas en ocho países (Bangladesh, Bhután, Jamaica, India, Filipinas, Sudán, Samoa, Tonga, Tanzania y Vanuatu), donde contribuyen sobremanera a diseminar la información y preparar la comunidad ante eventuales desastres.

Enlaces

Principio de la página