El agua y la energía

El agua es esencial para la vida, y es el denominador común de todos los retos del desarrollo sostenible. Necesitamos agua para producir alimentos. Necesitamos agua para producir energía. Mejorar el acceso al agua significa también que millones de niñas puedan ir a la escuela en lugar de tener que andar kilómetros para llegar al pozo. Significa mejorar la salud materna, reducir la mortalidad infantil, preservar el medio ambiente.

Design by Sana Sandler / Courtesy Argonne National Laboratory.

Debemos entender mejor las complejas interacciones entre recursos que guardan relación entre sí como el agua, la alimentación y la energía. Y debemos reconocer que es imposible ordenar esos recursos de forma sostenible si los tratamos de manera aislada. Toda forma de producción de energía incide en la cantidad y la calidad del agua disponible. Las decisiones adoptadas en un sector repercuten en el otro, para bien y para mal. Así, por ejemplo, el informe mundial sobre el agua que hoy se presenta confirma que las poblaciones que carecen de electricidad son las mismas que carecen de agua. Y no es por casualidad: se necesita agua para producir energía y se necesita energía para el saneamiento y el suministro de agua. Ambas son indispensables para el bienestar y para el desarrollo sostenible.

CC alkhodarev/Flickr. planta eléctrica, Seal beach, EEUU.

La sostenibilidad se basa en nuestra capacidad para entender todas estas interrelaciones y para formular políticas más adecuadas, capaces de abordar los recursos interconectados de forma más integrada. El reto es tanto mayor cuanto que la demanda de agua y de energía aumenta de manera espectacular, en particular en las economías emergentes, donde la agricultura, la industria y las ciudades se desarrollan a un ritmo vertiginoso.

Debemos encontrar los medios para garantizar un acceso al agua y a la energía en calidad y cantidad suficientes, de forma sostenible.

La sostenibilidad depende también de que se mejore la cooperación entre todas las partes de que se trata -responsables políticos, científicos y empresas públicas o privadas-, que, a pesar de depender unas de otras, con demasiada frecuencia se ignoran. En 2013 se dieron pasos importantes con el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua. Asimismo, la iniciativa sobre el saneamiento lanzada por el Sr. Jan Eliasson, Vicesecretario General de las Naciones Unidas, insta a fortalecer la acción colectiva para mejorar la gestión de los desechos y las aguas residuales. La falta de saneamiento acarrea consecuencias catastróficas, especialmente para los niños, y la clave del problema tiene que ver también con la energía.

En el planeta hay agua suficiente para todos. Lo que aún nos falta es una mejor gobernanza y la valentía colectiva para llegar a acuerdos equitativos, que deben basarse en los resultados de la investigación y en datos fiables. La UNESCO seguirá poniendo sus recursos al servicio de esta causa, en particular nuestro Programa Hidrológico Internacional, el Instituto de Delft para la Educación relativa al Agua, los centros y cátedras especializados en el agua, los datos del Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos…

China, May 2011: A teacher introduces ways to save water in daily life to children in a kindergarten in Yinchuan (northern China). A theme activity featuring water-saving was held here to mark the national urban water conservation week.

© Xinhua. Una profesora presenta formas de ahorrar agua en la vida cotidiana a los niños en un jardín infantil en Yinchuan (China)


Todos ellos pueden contribuir a fortalecer las capacidades, profundizar la investigación y compartir las buenas prácticas. Juntos podremos integrar mejor el agua y el saneamiento, y el vínculo entre el agua y la energía, como resortes positivos para el desarrollo sostenible.

     Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO
     con motivo del Día Mundial del Agua 2014    

     Español ǀ English ǀ Français ǀ Русский ǀ العربية ǀ 中文 (pdf)

Ediciones previas

2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007

         

Informe “Agua y Energía”

Presentación del Nuevo Informe sobre el Desarrollo Mundial del Agua

La demanda de producción energética aumentará significativamente en las próximas décadas, especialmente en las economías emergentes. Esto podría tener un impacto negativo sobre los recursos hídricos a menos que se mejore considerablemente la gestión y coordinación entre ambos dominios, según se explica en el informe.

Descargue el Informe

¿Lo sabías?

  • La energía se necesita para dos componentes básicos del suministro de agua: el bombeo y el tratamiento (antes y después de su uso)

  • En 2011, 768 millones de personas seguían sin acceso a fuentes de agua potable mejoradas y 2.500 millones de personas no disponían todavía de acceso a servicios mejorados de saneamiento.

  • Más de 1.300 millones de personas en el mundo siguen sin tener acceso a la electricidad, y cerca de 2.600 millones de personas utilizan combustibles sólidos (principalmente biomasa) para cocinar.

  • Aquellos que carecen de acceso a fuentes de agua mejoradas y saneamiento son a menudo los que tampoco tienen acceso a la electricidad.

  • En la actualidad, un 15% del agua extraída en el mundo se utiliza en la producción de energía. En 2035 las extracciones aumentarán en un 20%, mientras el crecimiento demográfico, la urbanización y el cambio de los modelos de consumo incrementan la demanda energética.

  • Cerca del 75% del total de extracciones industriales de agua se usa para la producción de energía.

  • La energía hidroeléctrica es actualmente la principal fuente de generación de electricidad renovable en el mundo. Se espera que su aportación a la producción total eléctrica sea de cerca de un 16 % hasta el año 2035.

  • Aunque la mayor parte del agua utilizada en la generación de energía hidroeléctrica se devuelve al rio, el impacto en la calidad y el ritmo de los flujos de corriente es grande y parte del agua se evapora.