Esta medalla, única en su género por su forma de guijarro, se editó en 1981 para celebrar el centenario del nacimiento del artista español Pablo Picasso. Con motivo de este acontecimiento, la UNESCO organizó en París un simposio internacional y una exposición, y publicó un libro y un número de El Correo de la UNESCO totalmente dedicado al pintor. Un año antes, la Conferencia General aprobó estas celebraciones teniendo en cuenta “el gran impacto y la significación universal de la obra de Picasso en la evolución y transformación del arte contemporáneo.” Una de las paredes del gran vestíbulo del edificio de conferencias de la UNESCO está decorada desde 1958 con un mural del artista de 76 m2 titulado La caída de Ícaro.

El amigo y compatriota de Picasso, Joan Miró, que por ese entonces era presidente de honor de la Asociación Internacional de Artes Plásticas, ejecutó el diseño original de la medalla e hizo donación del mismo a la UNESCO. Fue otro artista español, Joan Gardy Artigas, amigo de Miró, quien ejecutó el modelo a partir del cual se acuñó la medalla. El anverso de la medalla lleva la inscripción Pablo Picasso – Málaga – 25.X.1881 y tiene “en el centro un ojo, fijo y alerta, rodeado de inscripciones mágicas y musicales, como el ojo de Picasso…”, según la descripción que hizo el propio Miró. En el reverso se ve un paisaje con un campo desértico, un árbol, una estrella en el horizonte y la firma de Miró.

Disponible en plata chapada en oro, plata y bronce.

 

 

Principio de la página