03.02.2013 - UNESCOPRESS

La Directora General visita Malí con el presidente francés François Hollande

© AFP/POOL/Fred Dufour
France's President Francois Hollande (C) flanked by Mali's interim president Dioncounda Traore (R) and UNESCO Director-General Irina Bokova of Bulgaria (L) visit the archives where documents were burnt in Timbuktu, the second step of his one-day visit in Mali, on February 2, 2013. Islamists had torched the building housing priceless ancient manuscripts as they fled the town. AFP PHOTO / POOL / FRED DUFOUR

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, visitó Malí el sábado 2 de febrero con el presidente francés, François Hollande, y el presidente interino de Malí, Dioncounda Traoré.

El objetivo principal de la visita era iniciar el proceso reconstrucción y salvaguardia del patrimonio cultural del norte de Malí, en particular los mausoleos de Tombuctú y las fabulosas coleccciones de manuscritos de la ciudad.

En el transcurso de su visita, la Directora General visitó el sitio del patrimonio mundial de Tombuctú y el centro de investigación Ahmed Baba, que conservaba casi 40.000 de los manuscritos. A continuación, viajó a Bamako con el presidente Holande para reunirse con los responsables políticos de Malí.

"Los tesoros de Tombuctú son una inmensa fuente de orgullo para Mali", declaró la Directora General. "Restaurar este importante patrimonio cultural dará al pueblo de Mali la fuerza y confianza necesarias para reconstruir la unidad nacional y mirar hacia el futuro".

Irina Bokova anunció que próximamente enviará al país una misión de expertos que trabajará codo a codo con el gobierno maliense para evaluar los daños causados a este patrimonio y preparar un plan de acción para su restauración.

La Directora General agregó que la UNESCO movilizará a los expertos y los recursos que sean necesarios para garantizar que la restauración se haga de manera eficaz y duradera. El proyecto contempla entre otras medidas la digitalización de los manuscritos de Tombuctú la creación de una bioblioteca virtual.

Las tres grandes mezquitas de Tombuctú, Djingareyber, Sankoré y Sidi Yahi, y sus 16 mausoleos se inscribieron en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1988. En 2004 se inscribió a su vez la tumba de los Askia en la ciudad de Gao. Tras la destrucción de once de los mausoleos y de las puertas de Sidi Yahi, en julio de 2012, ambos sitios fueron inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro.

En el transcurso del conflicto, la UNESCO facilitó a las fuerzas armadas de Mali, Francia y Chad mapas topográficos y coordenadas de los sitios para prevenir el bombardeo de sus monumentos.

En Tombuctú se conservan cerca de 300.000 manuscritos en colecciones privadas y públicas. Muchos de ellos datan de los siglos XIII al XVI y fueron redactados por sabois de la ciudad y de otros lugares. Se intercambiaban en los mercados antiguos del norte de África, de Al Ándalus y de los países del este de la región árabe. Estos manuscritos antiguos contienen un testimonios único de una civilización milenaria sobre temas como los estudios religiosos, las matemáticas, la medicina, la astronomía, la múnisca, la literatura, la poesía y la arquitectura.

Principio de la página