16.02.2013 - SERVICIO WEB

Un lunes para Malí, un lunes para la esperanza

©UNESCO/T. Joffroy/CRATerre-EAG-
Restoration of the coating on the Sankaré Mosque in 2003

El lunes 18 de febrero es un día excepcional de solidaridad dedicado a Malí. Políticos y expertos de Malí, Francia y la UNESCO unirán fuerzas en la Sede de la Organización en París para desarrollar un plan de acción para la reconstrucción y salvaguarda del patrimonio cultural maliense y de sus históricos manuscritos.

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, Bruno Maíga, ministro de Cultura maliense, y Aurélie Filippetti, minstra de Cultura francesa, participarán en la apertura de este evento. Los expertos y gestores de los sitios del Patrimonio Mundial en Malí, museos y bibliotecas, explicarán la situación y el alcance de los daños sufridos durante el conflicto. También estudiarán cómo esta crisis bélica ha afectado a la futura conservación de los bienes culturales del país, como por ejemplo, el impacto en el proyecto de creación de una biblioteca digital para los famosos manuscritos de Tombuctú. A continuación se debatirá sobre la respuesta de la UNESCO y sus socios estratégicos a la crisis vivida. A las 17:30h (GMT+1), se ha previsto una conferencia de prensa para presentar un plan de acción. La jornada concluirá con un concierto en el que participarán algunos de los músicos y artistas más destacados de Malí, entre otros: Rokia Traoré, Bafing Kul y la Appolo Band, Mali Den, Cheick Tidiane Seck, Pedro Kouyaé e Inna Modja.

© Presidencia de la República -
La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, visitó Malí el sábado 2 de febrero con el presidente francés, François Hollande, y el presidente interino de Malí, Dioncounda Traoré.

“Reconstruir su patrimonio cultural dará al pueblo maliense la fuera y confianza necesarias para reconstruir la unidad nacional y avanzar hacia el futuro”, afirmó Irina Bokova. En efecto, la protección del patrimonio contribuye a la protección del pueblo. Se trata de proteger su forma de vida, su identidad y sus valores. Esto proporciona la fuerza y recursos necesarios para llevar a cabo la reconstrucción una vez finalizada la guerra. La destrucción de la cultura hiere profundamente a una sociedad y sus secuelas se sienten a largo plazo. Es privar al pueblo de sus recuerdos así como de unos bienes muy valiosos del punto de vista social y económico.

Este evento llega después de la visita de la Directora General a Malí el pasado 2 de febrero, junto con el presidente francés François Hollande, y tras los numerosos llamamientos de la UNESCO a la protección del patrimonio del país.

Desde el inicio del conflicto, la UNESCO ha trabajado en estrecha colaboración con las autoridades malienses para poner en marcha las medidas de emergencia adecuadas.

En este sentido, se creó un plano del patrimonio del país que incluía las coordenadas geográficas para ayudar a las fuerzas militares a identificar e intentar dañar los bienes culturales y sitios del patrimonio. Asimismo, se publicó el “Pasaporte para Malí”, un documento concebido para  concienciar y proteger el patrimonio cultural del norte del país.

© CRAterre/Thierry Joffroy
Tomb of Askia (Mali)

© Ministère de la culture du Mali/DNPC
Mausolee Cheick Alpha Moya after being destroyed

La UNESCO está además trabajando con la Interpol, la Organización Mundial de Aduanas y las fuerzas especiales francesas e italianas para prevenir el aumento del tráfico ilícito de bienes culturales procedentes de Malí. En paralelo a la ayuda económica que el país ha recibido de parte del Fondo del Patrimonio Mundial y del Comité para la Protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado, Bokova ha puesto en marcha un fondo especial para ofrecer ayuda de emergencia a Malí para preservar su patrimonio cultural y llevar a cabo los proyectos de reconstrucción y rehabilitación necesarios en cuanto la situación se estabilice. Este Fondo se utilizará también para reforzar la formación en materia gestión y conservación de los gestores de los sitios del patrimonio mundial y de las comunidades locales de Tombuctú y Gao.

Los sitios del patrimonio mundial de Tombuctú y la Tumba de los Askia han resultado gravemente afectados por el conflicto y por eso han sido incluidos en la lista del Patrimonio Mundial en Peligro. El año pasado, en vísperas de la destrucción de uno de los santuarios sagrados de Tombuctú, uno de los cabecillas de los grupos islamistas que controlaban el norte de Malí dijo ante la prensa: “No hay ningún patrimonio mundial. No existe. Los infieles no deben inmiscuirse en nuestros asuntos”. El evento del lunes 18  es la prueba de lo contrario. Este será un lunes para Malí. Un lunes para la esperanza.

Principio de la página