04.05.2013 - UNESCOPRESS

¿Quién revelará las verdades ocultas?

©UNESCO/Adriana Zúñiga

"Nuestra meta es clara: garantizar que cada periodista pueda hacer su trabajo en condiciones de seguridad y que ningún crimen quede impune". Esta es la declaración de principios de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, expresada en la conferencia  internacional “Hablar sin riesgo, por el ejercicio seguro de la libertad de expresión en todos los medios”, celebrada en Costa Rica con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa. Asimismo, Bokova señaló: "La libertad de expresión debe ser respetada por igual en el mundo real y el digital, donde cada vez más se generan y consumen las noticias".

©UNESCO-
La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, en la recepción del Día Mundial de la Libertad de Prensa

©UNESCO/Adriana Zúñiga -
El retrato de la periodista etíope Reeyot Alemu presidió la entrega del premio UNESCO/Guillermo Cano de Libertad de Prensa. Alemu no pudo acudir a la ceremonia ya que actualmente está en prisión.

Estas son las palabras pronunciadas por la Directora General con motivo de la entrega del Premio UNESCO/Guillermo Cano de Libertad de Expresión. En esta ocasión, el galardón recompensa a la periodista etíope Reeyot Alemu, actualmente encarcelada. Su mensaje, leído por Alana Barton, miembro de la International Women Media Foundation, que presentó su candidatura, fue una de las intervenciones más aplaudidas y emotivas del día. Y es que Reeyot Alemu no lo leyó en persona: cumple una condena de cinco años en la prisión de Kality. Alemu dijo así: “Este premio no sólo es para mí, sino también para todos los individuos e instituciones que luchan por la libertad de expresión alrededor del mundo […] Me preocupa mucho que se tache de terroristas y se encarcele a los periodistas sólo por luchar por sus derechos de manera pacífica […] Si los periodistas están en prisión, en el exilio o en dificultades, ¿quién revelará las verdades ocultas?”.

El fuerte simbolismo de un caballete con la fotografía de Alemu en el centro del escenario hace que su mensaje resuene aún con más fuerza.

El presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, se encontraba en Costa Rica durante el Día Mundial de la Libertad de Prensa, en el marco de una visita bilateral al país. En la conferencia de prensa conjunta con la presidenta Chinchilla, Obama dijo: "Hoy es el Día Mundial de la Libertad de Prensa y Costa Rica ha acogido una conferencia internacional para celebrarlo. Les felicito porque éste es un tema muy importante para EE UU". Desde Washington, el secretario de Estado, John Kerry, emitió un comunicado en apoyo esta jornada en el que puso el acento en la importancia de la libertad de los medios de comunicación: "Cada vez más, los periodistas se encuentran en situaciones en las que los gobiernos no pueden garantizarles su libertad, y a pesar de que la tecnología aumenta las posibilidades de que haya nuevas formas de expresión en internet, el espacio que queda para unos medios de comunicación libres se está reduciendo. Los Estados Unidos siguen estando firmemente comprometidos con la promoción y protección de la libertad de prensa y apoyan el trabajo que la UNESCO dedica a la libertad de expresión en todo el mundo"

En total son más de 350 los delegados presentes en la Conferencia en Costa Rica: activistas de la libertad de expresión, miembros de las Naciones Unidas, periodistas, blogueros, funcionarios gubernamentales y un numeroso contingente de jóvenes voluntarios que transmiten, bloguean, tuitean, filman y graban cuanto ocurre en esta cita anual de la UNESCO. La de Costa Rica es el centro de una celebración que se extiende también a otras latitudes: Túnez, Rabat, Nueva York o Santiago de Chile.

© Susanne Alvarado

©Francisco Mayorga -
La redacción juvenil donde se prepara "Hablar sin miedo", el boletín de la conferencia

Aquí se habla de libertad de expresión y de seguridad de los periodistas: más de 600 han perdido la vida en el ejercicio de su labor en el último decenio. En una impunidad casi total, sólo uno de cada diez crímenes ha sido esclarecido y sus culpables procesados y condenados. Pero la conferencia ofrece mucho más que las tres sesiones plenarias, diez paralelas y cinco talleres que componen su programa oficial.

En la sala de redacción juvenil, jóvenes de más de diez nacionalidades coordinados por Patricia González, del Colegio de Periodistas de Costa Rica, se afanan en el reparto de tareas sobre quién va a tomar fotos, quién a subir sonidos al Soundcloud, cuál será mañana el titular de tapa del boletín diario que repartirán a todos los delegados, qué entrevistas les quedan por realizar… En otra sala, otro grupo de alumnos de la Universidad de las Naciones Unidas para La Paz, coorganizadora de la conferencia, da los últimos toques a las relatorías de cada sesión de la conferencia. En una de las pausas, un periodista del diario Heraldo de Honduras entrevista a Ana Pineda, ministra de Justicia y Derechos Humanos de su país, y un equipo de la cadena iraní HispanTV se interesa en conocer a Glenda Umaña, la presentadora costarricense de CNN en español que ha oficiado como maestra de ceremonias de la entrega del Premio UNESCO/Guillermo Cano.

Han pasado 27 años del asesinato del periodista colombiano fundador de El Espectador que da nombre a este premio. Pero su compañero de profesión, Javier Darío Restrepo, recuerda que el periodismo “es una profesión de alto peligro, no de alta comodidad” y que “un periodista silenciado equivale a una sociedad sin voz”.

Principio de la página