Artículo

El proyecto Jóvenes Líderes del Diquís concluye con la creación de una asociación juvenil

Jóvenes del sur de Costa Rica han conformado una asociación juvenil para tomar parte en la gestión de los Asentamientos cacicales precolombinos con esferas de piedra del Diquís, inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial en 2014. La creación de esta asociación se ha formalizado durante la ceremonia de clausura del proyecto “Jóvenes Líderes del Diquís”, el cual ha sido implementado por la UNESCO y el Museo Nacional de Costa Rica y financiado por el Fundo de Patrimonio Mundial gracias a una contribución financiera de Alemania.
La conformación de esta asociación es un resultado destacable de este proyecto, cuyo objetivo ha sido involucrar a los jóvenes de comunidades y territorios indígenas aledaños en la gestión de los cuatro sitios arqueológicos inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial: Finca 6, El Silencio, Grijalba y Batambal, ubicados en el cantón de Osa, en el sur de Costa Rica. Para ello se ha organizado una serie de talleres enfocados en el fortalecimientos de conocimientos sobre el patrimonio cultural, así como del fortalecimiento de habilidades blandas para potenciar la capacidad de liderazgo de los y las jóvenes participantes.
En total, se han involucrado más de 160 jóvenes, hombres y mujeres, de los distritos de Palmar, Ciudad Cortes, Sierpe, Bahia Ballena, Bahía Drake y Piedras Blancas, así como de los territorios indígenas de Boruca y Rey Curré. Además de ganar conocimientos y capacidades en gestión de patrimonio a través de los talleres, este proyecto les ha permitido generar redes juveniles, realizar actividades de voluntariado y participar en diversas iniciativas del Museo Nacional de Costa Rica en la zona.
El acto de cierre del proyecto tuvo lugar el sábado 18 de diciembre de 2021 y contó con la participación del señor Julio Carranza, Director a.i. de la Oficina Multipaís de la UNESCO en San José, la señora Martina Nibbeling-Wriessnig, Embajadora de Alemania en Costa Rica, la señora Rocío Fernández, Directora del Museo Nacional de Costa Rica, la señora Yanina Chaverri, Vice Alcaldesa del Cantón de Osa, el señor Jeison Ariel Bartels Quirós, Coordinador general del proyecto, así como jóvenes participantes del proyectoy miembros de las comunidades beneficiadas.
Esta iniciativa surgió de la convicción de que la juventud juega un rol clave en la protección, promoción y puesta en valor del patrimonio cultural. Las personas jóvenes deben tener un lugar en los espacios donde se toman decisiones sobre su patrimonio y deben ser consultadas y escuchadas en todo proceso de gestión de los bienes culturales de sus comunidades
Julio Carranza, Director a.i. de UNESCO San José

La Embajadora de Alemania en Costa Rica felicitó a los jóvenes por el éxito del proyecto, a la vez que les animó a compartir con el resto de sus comunidades el valor universal de su patrimonio cultural, el cual señaló como un factor importante para revitalizar el turismo en la zona.

Por su parte, la Directora del Museo Nacional de Costa Rica destacó que en esta localidad es de gran importancia implementar un abordaje participativo que incluya a las comunidades. Asimismo, celebró la formación de la asociación juvenil, con la cual el Museo Nacional espera colaborar próximamente en el contexto de nuevas investigaciones en los sitios arqueológicos.

La Vicealcaldesa del Cantón de Osa, Yanori Chaverri, se sumó a las felicitaciones hacia los jóvenes y resaltó el papel crucial de la juventud para el desarrollo del cantón y la protección de su riqueza cultural.

Algunas jóvenes tomaron la palabra para agradecer la realización del proyecto en esta zona, en la que existen pocas oportunidades para que la juventud reconozca y aproveche su potencial. Destacaron el impacto de este proyecto a nivel personal y comunal, a la vez que manifestaron su voluntad de acompañar a las futuras generaciones de jóvenes para que sepan valorar y proteger su legado cultural.

Posteriormente, los jóvenes presentaron a la junta directiva de la asociación juvenil, quienes actuarán en representación de los 60 jóvenes miembros que la conforman.

La protección del patrimonio cultural y natural del mundo es una de las metas contempladas en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible. El aprovechamiento responsable de este patrimonio permite impulsar el desarrollo social, económico y ambiental de las comunidades locales, a la vez que se fortalece el tejido social y se promueve la apreciación de la diversidad cultural