Noticia

UNESCO, MALI y UARM premian con beca a 6 gestoras culturales

  • Cuarta edición de beca brinda oportunidad a gestoras culturales del sector audiovisual, artes escénicas, artes tradicionales, mediación de lectura, patrimonio cultural y comunicación social.
     

Las 6 felices ganadoras de la cuarta edición de la Beca “Gestoras Culturales” fueron elegidas de un total de 63 postulantes provenientes de diversas regiones del Perú. Se trata de Merly Anccari (32 años) quien es promotora audiovisual y gestora cultural; Blanca Pajuelo (49 años), artista escénica, productora y gestora cultural; Isabel Alacote (46 años), artista tradicional y gestora cultural; Graciela Quispe (23 años), mediadora de cultura y gestora cultural; Lizeth Travezán (30 años), arqueóloga y gestora cultural; y, Ximena Prialé (30 años), comunicadora social y gestora cultural.

La Beca, que en las tres anteriores ediciones ya premió a cinco gestoras culturales de Amazonas, Ucayali, Lima y Cusco, se da en el marco de la alianza entre UNESCO en Perú, el Museo de Arte de Lima - MALI y la Universidad Antonio Ruiz de Montoya – UARM; para brindar mecanismos que aporten a la reducción de la desigualdad del acceso de las mujeres a las funciones y posiciones de toma de decisiones en el sector cultura.

"Desde la UNESCO nos alegra seguir ofreciendo nuevas oportunidades de formación a gestoras culturales, con el apoyo del MALI y la UARM. En esta cuarta edición las seis becarias son mujeres que destacan por su compromiso con el fortalecimiento de la identidad comunitaria mediante la gestión de proyectos con enfoque intercultural. Tenemos la certeza de que esta beca logrará potenciar sus capacidades, y les permitirá visibilizar su propia cultura", señaló Enrique López – Hurtado, coordinador de Cultura de UNESCO en Perú. 

El 06 de diciembre de 2021, el jurado conformado por especialistas mujeres de UNESCO en Perú eligieron por unanimidad a Merly Anccari “por su capacidad de resiliencia que le ha permitido identificar la cultura como un medio para afrontar las dificultades de su entorno. Anccari ejerce la gestión cultural de forma empírica mediante el desarrollo de proyectos con enfoque inclusivo, que aportan a la integración de personas históricamente vulneradas en las dinámicas culturales locales. Además, su compromiso con el cierre de brechas de género ha orientado sus prácticas culturales, favoreciendo la participación sostenible de las mujeres en el sector cultural’’.

Además, el jurado seleccionó por unanimidad a Blanca Pajuelo ‘’por su tenacidad para dirigir un espacio cultural de manera sostenida, y su versatilidad para afrontar los retos del sector cultural de manera creativa e inclusiva. Pajuelo es una artista, cuyo arraigo cultural ha motivado el desarrollo de proyectos con enfoque intercultural. Su visión como migrante le ha provisto de las herramientas necesarias para lidiar con los desafíos que supone la diversidad cultural, favoreciendo la implementación de actividades dirigidas a diferentes tipos de público’’. 

Del mismo modo, Isabel Alacote fue elegida por unanimidad “por su compromiso con la preservación de las expresiones culturales a través del desarrollo de actividades de sensibilización a nivel local. Además, por ser portadora de un bien patrimonial capaz de transmitir su valor a población históricamente vulnerada, con el objetivo de fortalecer su identidad. Como migrante, Alacote ha gestionado proyectos culturales con enfoque territorial, orientados principalmente a aportar en el reconocimiento de la diversidad cultural”.

Asimismo, se eligió a Graciela Quispe por unanimidad “por su compromiso con la promoción de la lectura a través de diferentes espacios convencionales y no convencionales. Quispe, es capaz de reconocer y aprovechar el valor de la cultura en general como medio para el desarrollo sociocultural. Sus actividades están orientadas a facilitar el acceso de las personas a la tradición oral y escrita, mediante la implementación de espacios inclusivos. Además, su rol como impulsora de proyectos le ha permitido desarrollar capacidades de liderazgo y estrategias para tratar con diferentes tipos de públicos”.

De igual manera, el jurado eligió por unanimidad a Lizeth Travezán “por su destacado compromiso en reivindicar el vínculo entre la cultura, la naturaleza y nuestras comunidades. Travezán Maldonado demuestra un trabajo territorial articulado y sostenido en favor de la cultura, la historia y el medio ambiente en el distrito de San Juan de Lurigancho. Su experiencia aportará a ampliar la mirada en los procesos de formación en gestión cultural en donde hace falta fortalecer el vínculo de los procesos culturales y nuestra biodiversidad más aún en el ámbito urbano. Además, su trabajo comunitario de la mano de las organizaciones distritales a las que pertenece y lidera denota un interés y sensibilidad por transformar los paradigmas en el diseño de proyectos culturales priorizando de manera clara el trabajo desde, con y para la comunidad”.

Finalmente, Ximena Prialé también fue elegida por unanimidad “por ser una gestora cultural que trabaja en la consolidación de ciudadanías interculturales en Junín. Prialé dirige proyectos que fortalecen la reflexión y acción cultural y educativa, en las que articula el arte y las herramientas pedagógicas con las infancias y adolescencias de diferentes escuelas de su departamento. Los temas de los proyectos bajo su liderazgo abordan la reivindicación de la diversidad étnica y los saberes originarios en su localidad, y la expresión creativa de las emociones frente a las crisis originadas por el Covid-19”.

Las candidatas Anccari, Pajuelo, Alacote y Quispe se hicieron merecedoras de la beca para el Programa de Especialización en Gestión Cultural del MALI, mientras que Travezán y Prialé ganaron la beca para el Diplomado en Gestión Cultural de la UARM.

"Felicitamos a las ganadoras de la beca, quienes han desarrollado un gran trabajo como gestoras culturales desde sus campos de acción. El Programa de Especialización en Gestión Cultural del MALI les brindará herramientas para fortalecer sus iniciativas culturales junto a docentes especialistas en diversas áreas de la gestión cultural actual", aseguró Luis Enrique Ramírez, Gerente de Educación del MALI.

"Desde la Universidad Antonio Ruiz de Montoya felicitamos a las ganadoras de la beca para el Diplomado en Gestión Cultural y asumimos el compromiso de contribuir con herramientas y conocimientos que les permiten desarrollar de manera más eficaz los proyectos que ya llevan adelante en sus respectivas comunidades", finalizó Carina Moreno Baca, coordinadora del Diplomado en Gestión Cultural de la UARM.

Del total de postulaciones habilitadas (41), el 33% de las candidatas eran jóvenes entre 15 y 29 años y el 67% eran adultas entre 30 y 59 años. Además, con respecto al nivel educativo; el 15% de las candidatas tenían secundaria completa o superior técnico incompleta, 5% tenían superior técnico completo, 12% tenían estudios universitarios incompletos, 54% completos y 15% tenían un posgrado universitario. Finalmente, respecto al nivel socioeconómico; el 5% de candidatas pertenecen al nivel socioeconómico B, el 49% pertenecen al nivel C, el 44% pertenecen al nivel D y el 2% pertenecen al nivel socioeconómico E.