Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza

Convention against discrimination in education
Última actualización: 13 de Junio de 2022

La Convención de la UNESCO relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza ocupa un lugar preeminente entre los instrumentos normativos de la Organización en el ámbito de la educación y resulta particularmente pertinente para la realización plena del derecho a la educación.

Su fuerza conceptual queda plasmada su reconocimiento del derecho internacional moderno, así como por la frecuencia con la que los elementos principales son mencionados en otros instrumentos relativos a la educación aprobados por las Naciones Unidas.

La UNESCO dirige consultas periódicas para garantizar su aplicación.

Aspectos esenciales sobre la Convención contra la Discriminación en la Esfera de la Enseñanza

  • Se trata del primer instrumento internacional jurídicamente vinculante completamente dedicado al derecho a la educación.
  • La Convención es reconocida como pilar la Agenda de Educación 2030 y representa una herramienta poderosa en el camino para lograr una educación inclusiva de calidad y equitativa para todos.
  • A diferencia de muchos otros tratados del ámbito de los derechos humanos, no admite ninguna reserva, lo que significa que los Estados que la ratifican no pueden decidir excluir determinados aspectos o disposiciones de los efectos jurídicos de la Convención; por tanto, una vez ratificada, la Convención debe aplicarse plenamente a todos sus Estados Partes, que deben cumplir con todos los derechos y obligaciones establecidos en este instrumento.
  • Hasta la fecha 107 Estados han ratificado esta Convención

¿Qué garantiza la Convención?

La Convención reafirma que la educación no es un lujo, sino un derecho humano fundamental. Subraya la obligación de los Estados de garantizar una educación gratuita y obligatoria, proscribe cualquier forma de discriminación y promueve la igualdad de oportunidades educativas. Los Estados que han ratificado la Convención están obligados a aplicar el derecho a la educación tal y se expone en el texto.

Las principales disposiciones de la Convención son las siguientes:

  • Una educación primaria gratuita y obligatoria
  • Una educación secundaria en sus diferentes formas, generalizada y accesible para todos
  • Una educación superior igualmente accesible para todos sobre la base de las capacidades individuales
  • Normas de enseñanza equivalentes en todos los centros educativos públicos del mismo grado y con idénticas condiciones en cuanto se refiere a la calidad
  • Oportunidades para las personas que no han completado toda su educación o una parte de ella en sus estudios primarios y para que puedan continuar sus estudios
  • Oportunidades de formación para la profesión docente sin discriminaciones de ningún tipo

La Convención también garantiza:

  • La educación tenga por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el reforzamiento del respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales
  • La libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos de acuerdo con sus creencias morales y religiosas
  • El derecho de los miembros de las minorías nacionales a ejercer las actividades educativas que les sean propias

¿Por qué es pertinente la Convención hoy en día?

Antes de la pandemia, el mundo no iba por el camino adecuado en cuanto al cumplimiento de los compromisos internacionales en materia de educación y la crisis ha exacerbado las desigualdades a través del mundo, los alumnos vulnerables corren un mayor riesgo de quedar rezagados, mientras que el suministro de enseñanza se ha desplazado masivamente hacia soluciones de aprendizaje a distancia.

Nunca ha sido tan necesario hacer valer el derecho a la educación en todas las situaciones. Al renovar la atención que se presta a los derechos y obligaciones establecidos en la Convención, los Estados deben adoptar medidas jurídicas y políticas para erradicar de manera efectiva todo tipo de discriminación y garantizar la igualdad de oportunidades en la educación.

Aunque la Convención se aprobó en 1960, los métodos de enseñanza y aprendizaje han evolucionado mucho a través de los años y han aparecido nuevos desafíos. A diez años de las metas de la Agenda de Educación 2030 que tienen como objetivo "no dejar que nadie quede rezagado", ha llegado el momento en que la comunidad internacional debe renovar su compromiso para acabar con la discriminación en la educación dando un nuevo impulso a la Convención, con miras a reflejar los nuevos desafíos del siglo XXI.

Right to education campaign

Únase a la Campaña #DerechoalaEducación