GIACOMETTI, Alberto (1901-1966)

EL HOMBRE QUE CAMINA I, 1960
Escultura en bronce, inscrito en la base 'Alberto Giacometti' y 'Epreuve de l'UNESCO' (Prueba UNESCO) sobre la base; fundido por Susse Fondeur Paris.
183 x 25.5 x 95 cms
Fecha de entrada a la UNESCO
País de origen Suiza
Adquisición realizada por la UNESCO en 1969.
© Photo: UNESCO/R. Fayad
Succession Giacometti (Fondation Giacometti, Paris et ADAGP, Paris) 2012

Para simbolizar el hombre, Alberto Giacometti modela un personaje filiforme, cuyos miembros parecen extenderse sin límite. Este personaje irreal combina a la vez una extraña fragilidad y una sólida determinación.

Impenetrable pero sin embargo intrigante, el hombre de Giacometti no posee ningún rasgo personalizado. Solamente viste de una piel extrañamente golpeada. De este modo y por esta falta de identidad en su rostro, el personaje ensalza el carácter universal del mismo, provocando en el espectador una intrigante fascinación.

A través de esta escultura, el artista supo captar el momento decisivo de un hombre que revela en sí una fuerza basada en su propio impulso.

El “hombre” de Alberto Giacometti no se hace preguntas, viene de algún lugar y se dirige hacia otro. Con un paso seguro, mirando hacia el horizonte, parece lanzarse a descubrir, comprender y seguir adelante, como si tuviera un objetivo que alcanzar. Su conciencia despierta, atraviesa el tiempo para observar el mundo. Sus pies, anclados en el suelo, le conectan inevitablemente a la tierra con la que se convierte en uno. Todo el ser es el que se mueve a través de una fuerza oblicua, hacia un futuro por crear.

Biografía del artista

Escultor y pintor, nacido en Suiza en 1901, Alberto Giacometti es hijo único del pintor impresionista Giovanni Giacometti. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Ginebra y después se instaló en París en 1922. Durante esta fecha integró el movimiento surrealista de donde fue excluido en 1934. Realizó su primera exposición colectiva en 1927 y su primera exposición individual en 1932. Sus primeras obras estuvieron fuertemente influenciadas por el arte africano primitivo, sobretodo las del período Cicládico ( 3200- 2880 A.C. ) realizadas alrededor del objeto/individuo, que fue su fuente de inspiración. Esta influencia se manifiesta de manera obvia en su obra “Mujer con cuchara” de 1926. Las serie “parejas” estuvieron también inspiradas en estatuillas africanas, sobre todo al final de los años 30. Las esculturas de Giacometti estuvieron, en su gran mayoría, dominadas por su sentido de la violencia, que se manifestó visiblemente en la serie “mujeres con cuello cortado” y en las imágenes abstractas de “violación”. Los años 40 fueron para él un período intermedio, durante el que creó esculturas que se han vuelto progresivamente más y más pequeñas. Después de este corto período, evolucinó en otro sentido, creando figuras esqueléticas cada vez más estiradas.En los años 50, la notoriedad de Giacometti era innegable ya que su producción artística estaba en numerosas instituciones como en Nueva York, Londres, Berlín,....Le otorgaron numerosos premios como en 1962, el Gran Premio de la Escultura en la Bienal de Venecia. En 1965, un año antes de morir, le conceden el Gran premio nacional de las artes en Francia.

Enlaces

www.fondation-giacometti.fr/