Cinco razones para ser parte del estudio TERCE

Escuela Marcela Paz, Chile. Foto: UNESCO/Carolina Jerez

Frecuentemente se nos pregunta por qué un país debería participar en el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE) si esta nación ya participa, por ejemplo, en los estudios PISA u otros estudios internacionales.

Existen cinco  razones que explican por qué sigue siendo importante formar parte de estudios como el TERCE y por qué es ahora más importante que nunca:

 

  1. El Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) basa sus estudios en análisis curriculares de los países participantes. Muchos de los ítems presentes en las pruebas aplicadas para este estudio son construidos en un proceso participativo con los países en cuestión. Este proceso asegura que las pruebas del LLECE sean culturalmente adecuadas para cada país y que no impongan un estándar ajeno, como ocurre en el caso de otras pruebas de nivel internacional.
  2. El TERCE no sólo mide el logro de aprendizaje, sino también desarrolla un estudio de los factores en la escuela y en la sociedad asociados al logro de este aprendizaje. Basado en una revisión de literatura en el contexto social, económico y cultural de América Latina y el Caribe, se asegura que las recomendaciones que emanen de este estudio sean apropiadas para el contexto de políticas públicas en el que serán utilizadas.
  3. El TERCE cuenta además con módulos nacionales de factores asociados, los cuales están basados en hipótesis planteadas por los países y cuyos ítems fueron diseñados en estrecha colaboración con estos. Esto permite a los países estudiar factores asociados específicos a su realidad y pertinentes a sus políticas nacionales.
  4. El TERCE es uno de los pocos estudios existentes en el mundo que evalúan habilidades en escritura, y es el único que realiza este análisis en países de América Latina.
  5. El TERCE evalúa a estudiantes en educación primaria de tercer y sexto grado, niveles educativos fundamentales para el futuro de las personas en muchos aspectos. Es una etapa en el proceso educativo en la cual políticas públicas basadas en evidencia rigurosa pueden hacer la diferencia para el futuro de alumnos provenientes de entornos vulnerables, mejorando así la equidad del sistema.

La estructura organizativa de LLECE se basa en una lógica participativa. Este funcionamiento en red permite que los países se beneficien de la deliberación sobre asuntos técnicos y estratégicos, y de la interacción con participantes de otros países con diferentes realidades educativas. El LLECE  ofrece también permanentemente capacitaciones a sus miembros, quienes acceden a estos beneficios a través de contribuciones anuales costeables para los países de la región.

Principio de la página
t3test.com