La cultura y tradición del café a la turca


Inscrito en 2013 (8.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

© 2011 by Ministry of Culture and Tourism
El café a la turca es un elemento del patrimonio cultural en el que van unidas una serie de técnicas de preparación especiales y una rica cultura común tradicional. Los granos recién torrefactados se muelen para obtener un polvo fino que se pone en un cazo con agua fría y azúcar, y esta mezcla se pone a cocer a fuego lento hasta que espumee tal como uno desea. La bebida así obtenida se sirve en tacitas acompañada con un vaso de agua y se consume principalmente en los cafés donde la gente se reúne para discutir, intercambiar noticias y leer libros. Esta tradición cultural es un símbolo de hospitalidad, amistad, refinamiento y esparcimiento que impregna todos los ámbitos de la vida. Una invitación a tomar café entre amigos ofrece una ocasión para hablar de asuntos personales o compartir preocupaciones de la vida diaria. El café a la turca desempeña también un papel importante en eventos sociales como desposorios y fiestas. Los conocimientos y ritos vinculados a este elemento del patrimonio cultural se transmiten entre los miembros de la familia mediante la observación y la participación. El poso que queda en las tazas vacías se suele usar a menudo para predecir la suerte de las personas. Se considera que el café a la turca forma parte integrante del patrimonio cultural de Turquía, como lo confirma el hecho de que sea celebrado en la literatura y las canciones y de que constituya un elemento indispensable en los actos sociales.