Amenazas que silencian: Tendencias en cuanto a seguridad de los periodistas

A pesar de los crecientes esfuerzos mundiales, el periodismo sigue siendo una profesión peligrosa. Los últimos años han puesto de manifiesto tanto el papel fundamental que desempeñan los periodistas en el mantenimiento de la libre circulación de la información como los grandes riesgos (antiguos y nuevos) a los que se enfrentan en el proceso. En todo el mundo, los periodistas son víctimas del acoso, el encarcelamiento, la violencia o la muerte, simplemente por hacer su trabajo.

Principales tendencias

  • El periodismo sigue siendo una profesión que puede resultar mortal, y en nueve de cada diez ocasiones el asesinato de un periodista queda sin resolver.
  • Siguen aumentando otras amenazas contra los periodistas, tanto físicas como a través de Internet. El encarcelamiento de periodistas se sitúa en máximos históricos, mientras que la violencia y el acoso en línea estimulan la autocensura y, en algunos casos, las agresiones físicas.

 

Desde 2016 hasta finales de 2020, la UNESCO registró 400 asesinatos de periodistas, lo que supone un descenso de casi el 20 % con respecto al quinquenio anterior. La tendencia a la baja continuó en 2021, con 55 asesinatos de periodistas.

Sin embargo, el índice global de impunidad en los asesinatos de periodistas es preocupantemente alto: en nueve de cada diez ocasiones el caso sigue sin resolverse. Cuando el número de asesinatos de periodistas es elevado, también lo es la impunidad de los mismos, lo que genera un ciclo continuo de violencia.

Al mismo tiempo, siguen aumentando otras amenazas contra los periodistas, tanto físicas como a través de Internet.

El encarcelamiento de periodistas se sitúa en máximos históricos. La violencia y el acoso en línea estimulan la autocensura y, en ocasiones, las agresiones físicas. Los periodistas también han sufrido cada vez más agresiones mientras cubrían protestas, por parte de diversos agentes (lo que incluye tanto a las fuerzas de seguridad como a los participantes en las protestas).

Numerosos informes y estudios confirman que las amenazas afectan de forma desmedida a las mujeres periodistas y a quienes representan a grupos minoritarios.

En 2020, la UNESCO encargó una encuesta a más de 900 periodistas de todo el mundo sobre sus experiencias de violencia en Internet. El 73 % de las 625 mujeres periodistas encuestadas afirmaron haber experimentado violencia en línea durante su trabajo.

455 periodistas

asesinados debido a su trabajo o mientras lo realizaban entre 2016 y finales de 2021

Solo el 13 %

de los casos de asesinatos de periodistas desde 2006 se consideran resueltos judicialmente

El 73%

de las 625 mujeres periodistas sufrieron violencia en línea

El 20%

de estas fueron también atacadas en persona en relación con la violencia en línea que sufrieron

La pandemia de COVID-19 creó simultáneamente nuevos retos para la seguridad de los periodistas, además de exacerbar los ya existentes.

A pesar de que, en general, durante la crisis se reconoció a los periodistas como trabajadores esenciales, estos tuvieron que afrontar un mayor nivel de acoso, estrés psicológico y experiencias traumáticas, además de un mayor riesgo de contraer el virus.

Al menos 1.967 periodistas murieron tras contraer la COVID-19 entre marzo de 2020 y febrero de 2022, según Press Emblem Campaign.

journalists with masks
Los periodistas están en primera línea y ponen su seguridad en peligro cada día para llevar a los ciudadanos información fiable y verificada sobre la pandemia. Su contribución ha sido inestimable para todos nosotros.
Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO Director-General of UNESCO

Reconociendo el alcance y el impacto de estas amenazas, numerosas iniciativas tanto a nivel internacional como nacional han tratado de proteger a los periodistas y su labor fundamental.

Entre 2016 y 2021, la Asamblea General de la ONU, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, los órganos rectores de la UNESCO y diversos órganos regionales adoptaron 28 resoluciones y decisiones sobre la seguridad de los periodistas. Se estableció un indicador de la seguridad de los periodistas (indicador 16.10.1 de los ODS) para medir el logro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Los mecanismos de protección y planes de acción nacionales siguen abordando las continuas amenazas que afrontan los periodistas en todo el mundo. Estos se ven reforzados por el fundamental trabajo desempeñado por las organizaciones de la sociedad civil a nivel nacional e internacional.

Report cover image

Más información

Lea el informe completo para conocer más detalles y cifras clave sobre las amenazas y dificultades a las que se enfrentan los periodistas en todo el mundo y sobre qué podemos hacer para protegerlos.